Advierten que República Dominicana sería rica en muy poco tiempo

Generar energía de fuentes renovables como el sol y el viento atrae grandes inversiones. De propiciarlas, crearán empleo y crecimiento económico.

94
0
Compartir

En muy poco tiempo la República Dominicana podría ser un país «rico en energía por la abundancia y la calidad de sus recursos naturales», coincidieron el experto alemán Philipp D. Hauser y el empresario y presidente de la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética y Energía Renovable de República Dominicana (ASEEFEER), Carlos Janariz Iribarren.

Lo afirmaron en la videoconferencia celebrada el martes, bajo los auspicios de las Facultades de Ciencias Jurídicas y Sociales, de Ingeniería y Arquitectura, de Ciencias Agronómicas y Veterinarias, y de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), del Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente (INSAPROMA) y del Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC).

El país caribeño tiene, por ejemplo, mayores potencialidades que Alemania y muchos otros países desarrollados para generar energía de fuentes renovables como el sol y el viento, por lo que podrá atraer grandes inversiones que crearían empleos y crecimiento económico, remarcaron.

Existe una oportunidad crucial para los países como la República Dominicana, con abundante potencial de energía renovable de bajo costo para sustituir los fósiles importados mucho más caros y contaminantes, y para obtener flujos importantes de inversiones en el área energética que igualmente impulsarían de rebote otras áreas de la economía, resaltó Hauser.

Janariz, por su parte, calificó de positivo que en República Dominicana sea más rentable la inversión solar que en Alemania a causa de que la irradiación solar es infinitamente mayor aquí que en Europa y en otros lugares del mundo.

Agregó Hauser en su conferencia que la generación eléctrica a partir del sol, del viento y del agua tienen alta eficiencia y su uso elimina las pérdidas de la generación termoeléctrica, reduciendo los costos en generación, transmisión y distribución.

El decano de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura, ingeniero Amparo Céspedes, pronunció las palabras de apertura a nombre de la UASD y de las demás instituciones auspiciadoras de la actividad, y presentó al conferenciante invitado, Philipp D. Hauser de Agora Emergiewende. El director ejecutivo de INSAPROMA, Euren Cuevas condujo y moderó el evento.

El programa de la videoconferencia consistió en la exposición principal a cargo de Hauser que fue comentada por Carlos Janariz Iribarren y por el vocero del CNLCC, Enrique de León, y posteriormente participantes formularon preguntas que fueron contestadas por los expositores.

El evento contó con la concurrencia de 132 personas conectadas digitalmente, en su mayor parte académicos, expertos del sector eléctrico, empresarios generadores eléctricos, dirigentes políticos, climáticos y ambientalistas.

La decana de la Facultad de Ciencias Agronómicas y Veterinarias, Ramona Isa Medina, clausuró la actividad, calificándola de histórica por las trascendencia de las informaciones suministradas y por la importancia que reviste para el país que en este momento se aborde la transición energética.

Descentralización y democratización de la energía

El expositor principal de la videoconferencia La Energía Limpia y Prosperidad: Fundamentos de la Transición Energética y los Desafíos y Oportunidades de una Economía Verde, Philipp Hauser citó la descentralización y la democratización de la energía que se desprenden del empleo de las fuentes renovables como una de las tendencias de la transición energética a nivel mundial.

Explicó que las energías renovables convierten a los consumidores, a las cooperativas y a las empresas en proconsumidores, es decir a la vez que son consumidores producen energía para ellos y para otros.

Remarcó que las energías renovables impulsan el desarrollo local ya que éstas se pueden ubicar de manera descentralizada en las localidades, ofreciendo la electricidad a bajo costo que se necesita para impulsar y sustentar las actividades económicas, los servicios, la movilidad y el transporte de la región.

En este sentido, Carlos Janariz Iribarren, comentó que el modelo que debiera establecerse en el país es la conformación de grupos electrógenos que generen y suministren electricidad a poblados, autodistribuyéndose y autoadministrándose con autonomía.

“En vez de haber construido a Punta Catalina con 740 megavatios en un solo lugar con un costo enorme para montar una línea de transmisión, se debió invertir estos recursos en crear una red de generación de energías renovables en todo el país, que si se produce un fallo, se corta la electricidad en una localidad y no en todo el país. No como ahora que si se caen los 740 megavatios de Punta Catalina, deja 40 o más industrias en el suelo”, significó.

El modelo de las energías renovables, especialmente la solar, reduce el consumo, elimina los apagones masivos y generales, reduce los costos de operación y facilita la obtención de financiamiento. “No es lo mismo buscar un financiamiento de miles de millones de dólares para plantas como Punta Catalina, que préstamos de dos o tres millones de dólares para los generadores de renovables”, adujo Janariz.

También Hauser señaló como tendencia mundial en la transición energética, la demanda de inversiones altas para las tecnologías renovables pero a cambio ofrecen costos de operación muy bajos, lo que compensa las altas inversiones iniciales.

Igualmente indicó que la electricidad de bajo costo sustituye a los fósiles más caros y contaminantes en otros sectores como en el transporte, la industria, en la calefacción y el enfriamiento. La electricidad renovable aumentará en el mundo de 20 al 50% hasta el año 2050, apuntó.

Planteó que los precios de los fósiles están estancados. El COVID-19 aceleró la caída de los precios de los fósiles por el derrumbe de la demanda. “Esta situación refuerza la no explotación de gran parte de las reservas de combustibles fósiles del planeta, de dejar estas reservas bajo tierra”, aseveró.

Recuperar el consenso de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo de 2012

El vocero del CNLCC, Enrique de León manifestó que el nuevo Gobierno debe reasumir el consenso que concertó la sociedad dominicana en el 2012 y que fuera recogido por la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo, de sustituir los fósiles importados por fuentes renovables de energía y reducir en un 25% las emisiones de dióxido de carbono para el 2030.

Señaló De León que la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina fue una negación de este consenso y de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo, “ocho años de retroceso hacia el fósil más emisor de dióxido de carbono y más contaminante, ocho años perdidos para las energías renovables y el desarrollo sostenible en el país”.

“Es imperativo que el nuevo Gobierno convierta a gas natural a Punta Catalina para abrir la matriz eléctrica nacional a las energías renovables y llevarlas a por lo menos al 45% de la electricidad servida para antes del 2030. Si no hubiera existido Punta Catalina, se hubiera podido tener como meta que las energías renovables se convirtieran en el 85% de la matriz eléctrica del país, los que solo se logrará en el 2050”, afirmó.

Consideró que la conversión a gas natural de Punta Catalina es principalmente necesaria por un tema humano, ”ya que la contaminación del carbón mineral, especialmente las micropartículas y las cenizas, dañan gravemente la salud de la población produciendo una cantidad significativa de muertes prematuras, afectan los cultivos y el medio ambiente de más de cien mil personas que viven en las cercanías de esta termoeléctrica”.

También De León exigió que sean cerradas de inmediato las plantas de carbón ITABO I y II y Barahona carbón. “Se necesita un nuevo pacto eléctrico que tenga en el centro al clima, que coloque las energías renovables, sin ambiguedades, en el centro de la visión energética y excluir el carbón como opición para generar electricidad”.

Rechazó que la diversificación de fósiles sea equivalente de transición energética, significando la primera una matriz eléctrica predominantemente en base a carbón y gas natural, mientras que la transición es el reemplazo de todos los fósiles por energías renovables.

No hay comentarios

Dejar una respuesta