Al Banco Central Europeo le preocupa el conflicto comercial y la apreciación del euro

173
0
Compartir

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) está preocupado por un eventual conflicto comercial entre Estados Unidos y China y por la apreciación del euro y todavía no considera que se den las condiciones para poner fin a su programa de estímulos monetarios.

Según las actas de su última reunión del pasado 8 de marzo publicadas hoy, el Consejo cree que es necesario aún un “amplio grado de política monetaria acomodaticia” para acompañar la expansión económica de la eurozona y la evolución de la inflación.

En ese encuentro el BCE decidió eliminar de su declaración final la referencia a su compromiso de aumentar las compras de deuda en caso de que fuese necesario, debido al aumento de la confianza en que la inflación alcanzará a medio plazo su objetivo, ligeramente inferior al 2 %.

El prescindir de esa referencia fue interpretado como una señal hacia el final gradual del programa de estímulos, pero las actas de la reunión reflejan que aún existen serias dudas entre los máximos directivos del banco respecto al anuncio del fin definitivo de las compras de deuda.

Los miembros del Consejo de Gobierno señalaron que la eliminación de esa referencia “no debe ser malentendida” en el sentido de que pueda restringir su capacidad de reacción ante un empeoramiento de la situación económica.

Además, indicaron que se requiere todavía “prudencia, paciencia y persistencia” en la política monetaria y que el final del programa de estímulos fijado para septiembre de 2018, o más allá si fuese necesario, “debe permanecer abierto”

Las actas mostraron también la preocupación entre los miembros del Consejo por la apreciación del euro y por el “endurecimiento” de las condiciones financieras que reflejan, en parte, “los crecientes riesgos de proteccionismo” y una mayor sensibilidad del mercado a la comunicación de las políticas monetarias.

Los consejeros constataron además que los riesgos de un conflicto comercial, “que pueden tener un impacto adverso en la actividad de todos los países involucrados, se han incrementado”.

El impacto de un conflicto comercial en la economía mundial y en el área euro dependerá de la escala de los aranceles que imponga EEUU, señalan, pero advierten de que, en cualquier caso, puede traer consigo “efectos negativos en la confianza”.

La influencia del aumento del proteccionismo sobre la inflación consideran que es “más ambigua e incierta”.

Los directivos del BCE indican que la apreciación del euro no ha tenido por el momento efectos negativos en la inflación, pero destacan que la volatilidad de los tipos de cambio “continúa siendo una significativa fuente de incertidumbre y un riesgo que necesita ser monitoreado”.

Advierten de que la fortaleza del euro puede acabar teniendo efectos negativos sobre la inflación subyacente en la eurozona, que continúa siendo moderada, aunque prevén que crezca gradualmente a medio plazo.

Asimismo, consideran que la expansión económica de la eurozona continuará a corto plazo a un ritmo “mayor del esperado” y que los riesgos a la actividad permanecen equilibrados.

Sin embargo, alertaron de que persiste un grado de inactividad en la economía y en el mercado de trabajo cuya amplitud es difícil de determinar.

En cuanto a las condiciones financieras, aunque estiman que siguen siendo muy favorables, constatan que se han endurecido algo respecto a principios de año a causa de la debilidad de las bolsas, la apreciación del euro y el repunte de los intereses del mercado.

Algunos miembros del Consejo defendieron que la evolución de la inflación se podría valorar como “cerca” de cumplir los objetivos del BCE a medio plazo, pero la mayoría consideró que las evidencias en ese sentido “no son aún suficientes”.

La próxima reunión del Consejo de Gobierno del BCE será el 26 de abril, aunque los analistas estiman que el banco postergará posiblemente al menos hasta su encuentro de junio nuevas decisiones respecto al fin de su programa de estímulos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta