Escocia amenaza con convocar a un nuevo referendo para su independencia

Nicola Sturgeon quiere evitar a toda costa que Escocia abandone la Unión Europea de la mano con el Reino Unido y ha lanzado una advertencia a Theresa May.

99
0
Compartir

“La semana que viene buscaré la autorización del Parlamento escocés para celebrar un nuevo referéndum de independencia”. Nicola Sturgeon ha avisado así que está dispuesta a volver a llamar a los escoceses a un referendo para la independencia de Escocia. La primera ministra de dicho país se pronunció en Edimburgo justo en el día en que el proyecto de ley del Brexit pase el filtro del parlamento y así Theresa May pueda dar el banderazo de salida de la UE.

Nicola Sturgeon.

Sturgeon tiene como fecha tentativa algún momento previo al otoño del año entrante, aunque para ello deberá apresurarse pues la separación del Reino Unido y el club continental se consolidará, también tentativamente, para primavera 2019.

La jefa del Ejecutivo escocés anticipó en su Twitter que iba a emitir un discurso a las puertas de la “activación del artículo 50” del Tratado de Lisboa, con el que May iniciará las negociaciones con Bruselas. Instantáneamente, Escocia entera anticipó que el discurso sería un nuevo llamado a la independencia, y los pronósticos se cumplieron.

“Mi foco desde junio ha sido alcanzar un acuerdo con el Gobierno británico que reconcilie el voto del Brexit con el voto escocés por la permanencia”, pronunció la política. No obstante, Londres ha sido un “muro de ladrillo de intransigencia”, rescata El País.

Puede ser un país pequeño y no muy poblado, pero de él han surgido ideas que han cambiado el mundo.

Sturgeon ha asegurado que esta iniciativa se debe a que el rumbo que le espera hoy por hoy al Reino Unido es muy distinto al que se esperaba en septiembre de 2014, primera instancia en que los escoceses votaron a favor de mantenerse en el reino en la primera consulta. Aparte del Brexit, la primera ministra acusa “el colapso del laborismo anuncia un poder permanente e incontestado para los tories en Westminster”.

La coyuntura actual y la que resulte del Brexit tendrá consecuencias directas para Escocia, por lo que el país no puede darse el lujo de caminar con los ojos vendados. La primera ministra planea defender los intereses de sus compatriotas durante el proceso de negociación entre Londres y Bruselas, para posteriormente garantizarle a su país que tenga capacidad “de decidir al final del proceso”, según rescata El País.

La jefa del Gobierno escocés recordó que en el programa electoral con el que ganó las elecciones del año pasado se especificaba explícitamente que “un cambio significativo en las circunstancias, como que Escocia sea sacada de la UE contra su voluntad”, podría precipitar un nuevo referéndum de independencia, explica el diario español en su versión digital. Para el referendo del Brexit del año pasado, los escoceses eligieron stay con un 62% de los votos.

Pero el Legislativo de Escocia no tiene jurisdicción en las convocatorias. Sturgeon solicitará al Parlamento que envíe la solicitud de referendo a Westminster. Ello facilitará una consulta legalmente vinculante, tal como la que se celebró en 2014. Pero Londres no tiene pensado despejar el camino tan fácil a Escocia. El debate se anticipa desde ya agotador, especialmente por los motivos que defenderá Sturgeon y por el calendario. Los conservadores escoceces ya han explicado que su idea es acudir a esta consulta luego de que se concluyan las negociaciones del Brexit. No obstante, la primera ministra espera celebrarlo antes de ese plazo y así ahorrarse las negociaciones de reingreso.

De cualquier forma, la situación es incierta, pues lo de Escocia es un caso inédito hasta ahora. Es decir, no hay antecedentes de que un país haya abandonado el club para que luego uno de sus estados quiera reingresar. Los escoceces, a día de hoy, está divididos entre abandonar el reino o no, pero muchos de ellos, según encuestas, están dispuestos a cambiar de opinión.

No hay comentarios

Dejar una respuesta