Importación de vehículos crece 83% en una década, a pesar de altos impuestos

89
0
Compartir

Los impuestos no han sido un obstáculo para el crecimiento del parque vehicular dominicano, que en los últimos diez años se ha incrementado en un 83%, siendo la mayor parte vehículos usados.

“El aumento que ha habido ha sido sesgado a favor de los vehículos usados, en perjuicio de los vehículos nuevos”, indicó Enrique Fernández, presidente de la  Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave).

Según estadísticas de Acofave, en la década pasada se importaron 538,105 vehículos usados y 255,217 nuevos.  Para el 2017, 793,322 vehículos entraron al país, de estos el 97% corresponde a ligeros de menos de 5 toneladas de peso vehicular bruto y solamente un 3% corresponde a vehículos pesados.

En un informe, el presidente de Acofave destacó que los vehículos con capacidad para menos de 16 pasajeros están gravados con un 20% de arancel, un 17% de primera placa y un 3% por emisión de CO2.

“Se han colocado impuestos muy elevados a los vehículos que alcanzan el 60% en algunos casos de vehículos que vienen de países donde no hay libre comercio, y un 50% en los países que son de libre comercio”, aseguró Fernández.

El presidente del Consejo Directivo Nacional de la Asociación Nacional de Agencias Distribuidoras de Vehículos (Anadive), Marlon Bonelly, afirmó que el incremento en las importaciones de vehículos es “favorable”, ya que son muestras de “progreso”.

Sin embargo, insta al Gobierno dominicano a “rebajar los impuestos”. Señaló que “disminuir estos parámetros de impuestos abaratan los costos y, mientras más baratos, más personas tendrán acceso a un vehículo”.

“Esos impuestos hacen que los vehículos nuevos, que son los que se declaran por su valor real, se hagan más inaccesibles al consumidor, por el lado de los vehículos usados, se les permite una depreciación bastante acelerada y los vehículos de 4 a 5 años vienen pagando montos prácticamente insignificantes de impuestos de importación”, dijo Fernández.

A pesar de  que está prohibido el ingreso de vehículos con más de cinco años de matriculación,  Bonelly manifestó que el “parque vehicular dominicano está un poco obsoleto”. Explica que “no hay ningún control interno”, lo que hace que, “al ser un país pobre”, una persona que “hace un esfuerzo y compra en un vehículo de cinco años, no pueda cambiarlo antes de ese período”.

En los informes anuales sobre el parque vehicular de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII),  se establece que, desde 2007 hasta el 2017, a la República Dominicana ingresaron 34,117,863 unidades, que se dividen en carros, jeepetas, vehículos de carga, motocicletas, entre otros.

De los 34.1 millones de vehículos que entraron al país en esta década, 17,629,071 corresponden a motocicletas, que equivale al 52% del parque vehicular dominicano.

De los vehículos de motor que entraron al país en el último decenio, los automóviles resaltan del resto con un 23%, equivalente a 7,828,668. Las jeepetas representan un 10%.

Las marcas más importadas

En la década del 2007 al 2017, ingresaron al país 8,047,287 vehículos ligeros procedentes de Japón, de estos 5,810,265 son automóviles y 2,237,022 son jeepetas. De esta  categoría, los procedentes del país asiático representan un 74%.

Los europeos quedan en segundo lugar con un 1,230,876, un 11%. Los americanos se posicionan en el tercer lugar con un 10% y los coreanos, que han tomado impulso en los últimos cinco años, representan un 5%.

El presidente de Acofave resaltó que entre los factores que han impulsado a las marcas japonesas, se encuentran la “calidad, el precio de venta y el consumo de combustible, que incide mucho en cuál es la preferencia de los consumidores”.

Se destacan de otras regiones, porque “el vehículo japonés tradicionalmente se ha caracterizado por ser más económico en el precio de compra”. A diferencia de los europeos, que se distinguen por ser “más lujosos”.

Fernández afirmó que en la “parte del consumo, los japoneses fueron los primeros en buscar el mayor rendimiento y en eso le ganaron la carrera”.

Para el 2017, los principales competidores en materia de importación fueron Japón y Corea. A pesar de esto, “los japoneses tiene la  gabela, desde que salieron primero a fabricar vehículos de calidad”, argumentó el ejecutivo. “Ahora lo están alcanzando la competencia más fuerte, entre Japón y Corea y por atrás viene China”, aseveró.

En los informes, analizados desde el 2007 hasta el 2017,  Toyota con 3,610,002 unidades muestra su liderazgo en la importación de vehículos ligeros en el listado de las 20 principales marca importadas al país. Junto a Honda, con 1,645,712, Mitsubishi, con 758,636, y Nissan, con 662,463, se evidencia el sello japonés en las calles dominicanas.

El principal competidor del país asiático es Corea del Sur, con 450,410 unidades de Hyundai. Estados Unidos permanece en el listado con  Chevrolet, que tiene en circulación 430,435 unidades, y Ford con 359,034.

Representado a las marcas europeas, en la décima posición está Volkswagen, que cuenta con 228,432, y en decimotercer lugar Mercedes Benz, con 150,693.

Sobre el aprovechamiento de los tratados de libre comercio (TLC), el representante de Acofave explicó que las marcas japonesas “tienen fábricas en distintos países y juegan, en el sentido inteligente de la palabra jugar, con las reglas del mercado”. Añade que “si tienes un tratado de libre comercio con EEUU, pues colocan fábricas de vehículos en EEUU, los cuales califican para el ingreso al país sin tasa arancelaria”.

Mejoras en el parque vehicular

Para mejorar el parque vehicular, Bonelly recomienda “poner en las manos del consumidor mejores carros, nosotros importamos vehículos desde Estados Unidos, Japón y Corea, que cumplen con la ley de medio ambiente, no solamente de aquí, sino de cada uno de esos países”.

Asegura que la educación vial es uno de los temas pendientes para el Estado dominicano. Informó que desde Anadive están desarrollando campañas educativas para ayudar a solucionar esta problemática.

“Cuando tienes esa política vigentes, pues lo que ha pasado es entendible, pero no justificable, no es justificable que se esté favoreciendo que el parque vehicular se esté convirtiendo en obsoletos”, manifestó el presidente de Acofave.

Agrega que “esos son vehículos que han sido sacados de circulación de sus países porque en esos países, en Corea específicamente, un vehículo después de cinco años no puede dar servicio público, como taxi”.

Sobre las limitaciones al momento de importar, Fernández indica que “el clima es negativo a los vehículos nuevos y favorable a los usados, lo cual es una discriminación y una violencia a la protección del medioambiente”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta