Jóvenes hablan sobre la igualdad de género

24
0
Compartir

¿Cómo enjuician los estudiantes la desigualdad de género en las escuelas? ¿Es un tema que en realidad les preocupa? ¿Plantean sus quejas cuando enfrentan algún tipo de discriminación? ¿Hay profesores con prejuicios respecto al tema?

Estas y otras preguntas encontraron respuestas en los trabajos presentados por 72 adolescentes de 15 centros educativos que participaron en la séptima entrega del Concurso  Estudiantil de Ensayo sobre Derechos Humanos Fray Antón de Montesinos, bajo el lema: “La igualdad de género y su incidencia en la escuela”, organizado por el  Museo Memorial de la Resistencia Dominicana (MMRD).

El concurso se inició en el año 2012 con ocasión del  500 aniversario del Sermón de Adviento, pronunciado por el fraile español  Fray Antón de Montesinos ante el virrey Diego Colón, oficiales reales, letrados y gran número de encomenderos, a quienes fustigó por el trato inhumano que daban a los aborígenes de la isla Hispaniola.

Se entregaron premios a los tres primeros lugares y siete menciones de honor del concurso, que surgió por una iniciativa del escritor, investigador y luchador antitrujillista, Franklin Franco.

Los ganadores de esta versión son Ashley Severino, primer lugar, estudiante de cuarto del bachillerato en el Liceo Científico Doctor Miguel Canela Lázaro, ubicado en Salcedo, provincia Hermanas Mirabal; Clovet Roma Domínguez Cepeda, segundo lugar, de quinto curso del nivel secundario en el Colegio Mahatma Gandhi, en Santo Domingo, y Cindy Yarisa Mota Ubiera, de cuarto del bachillerato en el Liceo San Rafael, en San Rafael del Yuma,  provincia La Altagracia.

La estudiante ganadora del primer lugar tituló su ensayo “Desigualdad de género: ¿problema social o chantaje?  Ella decidió participar motivada por su profesora de literatura Alejandra Duarte y la sicóloga del liceo donde estudia en el municipio Salcedo provincia Hermanas Mirabal, Cristina Valledor, con quien antes había intercambiado impresiones sobre el tema.

Ashley comienza su ensayo con la experiencia de una amiga a quien su profesor le negó  practicar deportes con los varones porque no era una actividad para ella.

 También presenta el caso de otra amiga que exigió un salario igual a su compañero masculino, bajo el argumento de que trabajaba más que él y el de otra joven a quien no dejaron ir sola a la cancha porque era una chica.

Como parte de su propia experiencia, logró además más tiempo de práctica para las chicas en su escuela y partidos mixtos de baloncesto, pese a que inicialmente se presentaron trabas cuando realizó la solicitud.

“Nuestra sociedad exige comportamientos diferentes de niños y niñas. Las niñas deben ser pasivas y sumisas, los niños agresivos y activos. Por esta razón, a la hora de hacer cualquier deporte se toman en cuenta estos estereotipos”, argumenta Ashley en su ensayo.

Ella también cuestiona a los medios de comunicación  por centrarse más en el atractivo físico de una mujer en lugar de resaltar sus logros, y cita el caso de la jugadora de voleibol Winifer Fernández, de quien resaltan más su belleza física que sus condiciones atléticas.

La joven estudiante toca incluso otro aspecto puntual: la desigualdad de género en la política. Se vale de los resultados electorales en Estados Unidos, donde la sociedad eligió un presidente sin experiencia de Estado y con una marcada tendencia racista, machista e irrespetuosa, frente a una mujer que había sido senadora , secretaria de Estado y con un discurso mucho más conciliador, según plantea.

¿Quién crees tú que hubiera desempeñado mejor este cargo? Se pregunta la joven escritora, quien cuestiona la elección de un presidente que llegó a llamar a su rival “asquerosa”.

Ashley sugiere a las mujeres prepararse cada día más para estar en capacidad de defender sus derechos y reclamar espacios en la sociedad. Considera que ser oriunda de la provincia que honra a las hermanas Mirabal constituye un gran compromiso para sus habitantes, especialmente las mujeres que anhelan vivir en una sociedad sin prejuicios ni discriminación.

La madre de Ashley, Aideé Severino, es repostera  y su padre Antonio Severino maestro constructor. A la adolescente le apasionan los deportes, especialmente el baloncesto, y en la banda musical del liceo toca el saxofón tenor. Ella sueña con ser médico, aunque desde niña siempre le ha gustado plasmar ideas sueltas sobre diversos temas.

La directora del MMRD, Luisa de Peña Díaz, destacó la calidad de los trabajos presentados en la séptima versión del concurso y la cantidad de participantes, lo que deja en evidencia el gran esfuerzo que se está haciendo desde el Ministerio de Educación con las escuelas dominicanas.

Refiere que incluso, en las recientes visitas de estudiantes al museo que dirige, ha notado un mayor nivel de los alumnos al momento de enjuiciar hechos históricos de trascendencia y en las inquietudes que exponen a los guías durante el recorrido por las diversas salas.

Menciones de honor

También ganaron menciones de honor Gabriela Jiménez, del Liceo Miguel Canela Lázaro, en Santo Domingo; Emmy Joaquín Tavárez, Politécnico Vicente Aquino Santos, de San Francisco de Macorís; Mayra Polanco Arias, del Liceo Canela Mota, en Baní; Lelie Mercedes López, del Centro de Excelencia Salomé Ureña, en Santo Domingo; Ilda Nicole Gil de los Santos, del Centro Modalidad en Artes República de Argentina, en Santo Domingo; Rossimer Vólquez Pérez, del Liceo Técnico Profesional Luis Medrano González, de Pedernales, y Oliver Antonio Díaz, del Liceo Sabana Japón, de Santo Domingo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta