La emoción de un ex jugador de la NBA que viajó a Singapur a presenciar la cumbre Trump-Kim

Conmovido hasta las lágrimas, Dennis Rodman contó en una entrevista su relación con el líder de Corea del Norte, por qué Barack Obama le dio la espalda y cómo Donald Trump le agradeció todo lo que hizo

161
0
Compartir

Llegado a Singapur por la cumbre histórica entre el presidente de los Estados Unidos y el líder de Corea del NorteDennis Rodman, la estrella de la NBA, se emocionó hasta las lágrimas al contar lo que parece haber sido su papel para impulsar el encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un, de los cuales se consideró amigo.

En 2013, le explicó a Chris Cuomo durante una entrevista con CNN, Rodman participó en un juego de beneficencia en Pyongyang. En ese viaje —que realizó con tres jugadores de los Harlem Globetrotters— conoció a Kim, quien es un fanático del basquetbol y en particular de los Chicago Bulls. En una comida, Kim le pidió al atleta que transmitiera a las autoridades de su país, al regresar, un mensaje de acercamiento.

Dennis Rodman junto a Kim Jong-un, el dictador de Corea del Norte, quien es un fantático del basquetbol.

Dennis Rodman junto a Kim Jong-un, el dictador de Corea del Norte, quien es un fantático del basquetbol.

Rodman trató de comunicárselo a Barack Obama, entonces presidente. “Y Obama ni siquiera me concedió un momento. Le pedí. Le dije: ‘Tengo algo para decir, de parte de Corea del Norte’. Y él me ninguneó. Pero eso no me detuvo. Insistí, y volví a insistir”, dijo, y comenzó a emocionarse. “Di prueba de mi lealtad y mi confiabilidad a este país. Y le decía a todo el mundo: las puertas se van a abrir”.

Pero el mensaje no fue bien recibido, recordó. “Cuando dije esas cosas, cuando regresé, recibí tantas amenazas de muerte…”, siguió, entre lágrimas. “Recibí tantas amenazas de muerte mientras trataba de protegerlo todo. Porque yo creía en Corea del Norte. Ni siquiera pude volver a mi hogar: tuve que esconderme durante 30 días. Ni siquiera pude volver a mi hogar. Pero mantuve la frente en alto, hermano. Yo sabía que las cosas iban a cambiar. Yo sabía”.

Dennis Rodman viajó a Corea del Norte por primera vez en 2013, para un partido de beneficencia. Desde entonces se hizo amigo de Kim y se enamoró del país. (AP)

Dennis Rodman viajó a Corea del Norte por primera vez en 2013, para un partido de beneficencia. Desde entonces se hizo amigo de Kim y se enamoró del país. (AP)

Rodman se recordó solitario con una perspectiva que nadie compartía. “Era el único. Nunca tuve a nadie que me escuchara, nadie que me recibiera. Pero acepté los golpes, todos. Todo el mundo se me vino encima, y todavía estoy de pie. Y hoy es un gran día para todo el mundo, para Singapur, Tokio, China… ¡un gran día!

—Es un gran día, un día histórico —coreó Cuomo, un poco desconcertado por las lágrimas del basquetbolista que tiene su estrella en el Hall of Fame del deporte.

—¡Y vine a verlo! —exclamó Rodman—. Estoy tan feliz.

Durante la entrevista con Chris Cuomo, el periodista de CNN, Dennis Rodman se emocionó.

Durante la entrevista con Chris Cuomo, el periodista de CNN, Dennis Rodman se emocionó.

Con la gorra roja que identificó la campaña de Trump —la que lleva la leyenda Make America Great Again—, Rodman repitió que el acontecimiento era algo increíble.

Realmente nos la hemos jugado para acercarnos a Corea del Norte, y ellos han sido tan gentiles conmigo, con mi familia y con los Estados Unidos. ¡Así que vamos! Si Trump puede sacar esto adelante, más poder para él”, agregó. Para que Kim se informase sobre Trump, le regaló hace un año, por medio del ministro de Deportes de Corea del Norte, Kim Il Guk, un ejemplar de El arte de la negociación, el best-seller del primer mandatario estadounidense.

También le dijo consejos al presidente: “Si Trump va allí con el corazón, si pone el corazón sobre la mesa, y permite que Kim realmente lo vea, de manera realmente emotiva, si le habla no va a ser sobre la guerra, no va a ser sobre el odio, ni sobre lo que sucedió en el pasado, sino sobre el futuro”.

Cuando el periodista de CNN le preguntó por qué quiso ayudar a Corea del Norte, “dado su historia de abuso de los derechos humanos y otras prácticas de este régimen despótico”, Rodman dijo que no quería expresarse sobre ese tema. Explicó que en aquel viaje de 2013 había estado “un poco ingenuo”, que no se había dado cuenta de todo lo que significaba. “Yo había ido a un evento de caridad. No sabía nada de Corea del Norte, honestamente sólo iba a jugar al basquetbol, hacer que la gente estuviera contenta, y eso era todo. Pero resultó ser algo mucho más grande que lo que pensé”.

La estrella de la NBA se manifestó también amiga de Donald Trump, y le deseó suerte y hasta le dio consejos para el encuentro. (Thomas Peter/Reuters)

La estrella de la NBA se manifestó también amiga de Donald Trump, y le deseó suerte y hasta le dio consejos para el encuentro. (Thomas Peter/Reuters)

Dice que conocer a los norcoreanos de a pie y haber hablado con Kim Jong-un  hizo que se enamorase del país desde el primer día. Luego viajó otras veces. Y ahora se encontraba en Singapur —financiado por PotCoin, una criptomoneda del creciente negocio legal de la marihuana— en ocasión del evento histórico. “Me lo debía a mí mismo, y a la gente del mundo. No estoy acá por dinero. Nunca empecé esto por dinero”. Sintetizó: “No más odio”.

—Es el primer día, veamos para dónde va esto —lo moderó Cuomo—. Dijo que habló con Kim Jong-un. ¿Él entiende o habla inglés?

—Un poquito de inglés, y la jerga del basquetbol. Lo que diría sobre él es que es como un chico grande, aunque es pequeño, porque le encanta pasarla bien. Él anduvo por ahí sacándose selfies, cosas así. Este tipo quiere ver el mundo. Este tipo quiere venir a los Estados Unidos, quiere disfrutar de su vida y quiere que su pueblo disfrute de su vida —describió a Kim—. Pero la política se ha interpuesto.

Al llegar al aeropuerto de Changi, Rodman había dicho a la prensa que estaba “feliz de ser parte” del encuentro histórico. “Creo que llamé la atención a mucha gente del mundo sobre Corea del Norte”, dijo. Llevaba una remera con la inscripción “La paz empieza en Singapur”. Tuiteó que le deseaba a Trump “un éxito increíble” del cual “todo el mundo se beneficiará”.

demás de su relación de cinco años con Kim—”Tienes en mí un amigo para toda la vida”, le dijo en una ocasión, y fue muy criticado—, Rodman fue subordinado de Trump en dos temporadas de The Celebrity Apprentice.

Ahora el primer mandatario de los Estados Unidos le mandó un mensaje, dijo Rodman, mediante un asistente: “Donald Trump está muy orgulloso de ti”, le dijo la persona. “Te agradece mucho”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta