La tecnología puede transformar el liderazgo, por el bien de los empleados

Johan Aurik Managing Partner and Chairman of the Board, A.T. Kearney

57
0
Compartir

En un artículo anterior, El caso para ‘automatizar’ el liderazgo, describimos cómo los avances en análisis e inteligencia artificial han creado la capacidad de conectar, automatizar y mejorar prácticamente todos los aspectos de la vida. Hasta la fecha, estas maravillas han tenido un efecto limitado en nuestra vida laboral, donde las prácticas son a menudo demasiado engorrosas, demasiado distantes de la realidad y, sí, demasiado analógicas para permitir a los líderes actuar en un mundo cada vez más digitalizado.

En este momento, la tecnología disponible puede automatizar gran parte de lo que llamamos administración, brindando a los líderes más tiempo para conducir sus empresas. Esto es fundamental. A medida que la digitalización disrumpe a un ritmo cada vez mayor, los líderes tienen el desafío de anticipar con precisión los cambios en el entorno empresarial y hacer que sus organizaciones sean mucho más ágiles. Los líderes deben liberarse del trabajo de rutina para centrarse más en la transformación estratégica.

Una carrera digital descendente

Las organizaciones de hoy se enfrentan a una vorágine de tecnología. Internet de las cosas, automatización de procesos robóticos, impresión 3D, cadena de bloques, realidad aumentada y realidad virtual, todos prometen hacer las cosas de manera más rápida, económica y, gracias a la IA, de forma más autónoma.

Los ejecutivos no tienen otra opción que adoptar estas tecnologías lo más rápido posible. Cada mercado es una zona de guerra, plagada de intentos habilitados por la tecnología de evitar a los intermediarios, mercantilizar y derivar. Mientras tanto, los clientes, que ahora se enfrentan a una proliferación de opciones, esperan satisfacer sus necesidades de manera rápida, conveniente y al precio más bajo posible. Si una empresa no cumple con sus expectativas, llevarán su negocio a una que sí lo haga.

La tecnología siempre ha sido esencial para crear un mayor valor para el cliente a un costo menor. En la superficie, esto parece una fórmula infalible para el crecimiento rentable; pero, en la práctica, a las empresas a menudo les resulta difícil quedarse con las ganancias de sus avances digitales. La mayoría de los beneficios deben trasladarse a los clientes, como se requiere para seguir siendo competitivos. Además, muchos mercados están restringidos y, por lo tanto, no pueden compensar las inversiones en tecnología con un aumento de ingresos proporcional. Estas duras realidades pueden conducir a las empresas hacia una carrera digital descendente.

También existe una gran preocupación social sobre el futuro del trabajo a medida que la tecnología reemplaza a las personas y se pierden empleos. De hecho, parece más probable que cambie la naturaleza del trabajo, ya que la tecnología amplificará el potencial humano para producir niveles de eficiencia y eficacia sin precedentes.

El desafío para el liderazgo es implementar nuevas tecnologías de manera que no solo produzcan nuevas eficiencias, sino que también mejoren la creatividad, el ingenio y el juicio humanos. Mejorar el liderazgo con tecnología aumentará en gran medida la capacidad de los líderes para enfrentar ese desafío y así lograr una prosperidad real en el futuro.

Los equipos ágiles y un mínimo producto viable no son suficientes

Abrumados por la importancia de convertirse en una “organización digital”, los líderes a menudo optan por crear equipos autónomos, y luego intentan crear espacio para que estos equipos innoven de manera efectiva.

Sin embargo, este enfoque puede limitar tanto el impacto inmediato como el éxito a largo plazo en un mundo digitalizado. Con gran parte de la organización sin cambios, puede ser extremadamente difícil implementar soluciones desconocidas a una escala significativa. Gran parte del talento humano de la organización sigue sin estar comprometido, lo que significa que su potencial de crecimiento y adaptación permanece en gran medida sin explotar.

Estas deficiencias pueden verse agravadas por la tendencia a aplicar análisis avanzados, IA y otras tecnologías donde sean más fáciles de implementar, con el objetivo de lograr rápidamente un mínimo producto viable. Con el tiempo, este enfoque puede ser una trampa, ya que es mucho más fácil encontrar algunas cosas que las nuevas tecnologías pueden hacer que identificar cómo obtener un valor duradero de ellas.

Uso de la tecnología para ampliar el conocimiento humano y el talento

Según la tarea en cuestión, las nuevas tecnologías, como el análisis y la inteligencia artificial, pueden ser inmensamente poderosas –o completamente inútiles. Navegar por las aguas inexploradas de las industrias en crisis requiere imaginación, juicio y un sentido de contexto de los cuales las máquinas son incapaces. Los humanos, en contraste, a menudo sobresalen en este tipo de pensamiento. Lamentablemente, la mayoría no tiene la información de la cual extraer conocimientos, ni la capacidad de poner sus ideas en acción.

Según la tarea en cuestión, las nuevas tecnologías, como el análisis y la inteligencia artificial, pueden ser inmensamente poderosas –o completamente inútiles.

La solución es utilizar las nuevas tecnologías para mejorar, no reemplazar, la actividad humana. El objetivo no es simplemente aplicar nuevas tecnologías, sino alinear de manera colectiva a las personas más ingeniosas para enfrentar los desafíos más desalentadores de la organización y perseguir las oportunidades comerciales más atractivas.

Esto requiere un replanteamiento sustancial de los equipos de liderazgo, que los alejen de la cima de la pirámide que distribuye instrucciones, para transformarse en una forma de liderazgo que dependa de los requerimientos o liderazgo como servicio. La tecnología potencia los sistemas integrados de liderazgo combinando las cualidades humanas en toda la organización en un único recurso, centrado en lo que más importa.

Tres principios para mejorar el liderazgo

Sugerimos tres principios para guiar la aplicación de las nuevas tecnologías, e impulsar el desempeño organizativo y mejorar el liderazgo.

  1. Centrarse en el ser humano

Centrarse en el ser humano significa usar la tecnología para aumentar las cualidades humanas de ingenio, juicio, contextualización, creatividad e interacción social. En otras palabras, poner a los seres humanos en el centro de su enfoque y ver la tecnología como un facilitador en lugar de un reemplazo del logro humano.

La tecnología debería facilitar la vida de las personas (aunque no suele ser así), además de convertirlas en más productivas y satisfechas. Esto comienza haciendo que las interfaces y experiencias de usuario sean atractivas y sencillas.

Para que las organizaciones superen los desafíos que se presentan, las personas requieren más que solo la información necesaria para sus propias tareas: necesitan comprender su impacto en general, para poder coordinar sus esfuerzos y realizar ajustes continuos. Como tal, las empresas deben priorizar las tecnologías que conectan a las personas y aprovechar su experiencia colectiva. Esto, a su vez, brinda a las personas evidencia de que están haciendo una diferencia, revitaliza sus ánimos y mejora enormemente la cohesión dentro de la organización.

  1. Cerrar el círculo

La estrategia sin acción es una mera fantasía. Para cumplir con la estrategia, las personas deben ser capaces de trabajar juntas de manera eficaz, y sus experiencias deben ser capturadas para crear una fuente de aprendizaje compartido que mejore los esfuerzos futuros.

Las tecnologías pueden impulsar el entendimiento compartido y la alineación alrededor de los objetivos estratégicos. Sin embargo, la tecnología no debería actuar como policía. El liderazgo debe resistir la tentación de utilizar la tecnología para el control corporativo o el cumplimiento innecesario, ya que esto pondrá en peligro los esfuerzos para involucrar a las personas en el camino hacia los objetivos. Más bien, la tecnología debe servir como coach, ayudando a las personas a explorar su potencial mientras persiguen los objetivos establecidos por el liderazgo integrado de la organización.

Las herramientas empresariales colaborativas y sociales, en particular los sistemas basados ​​en las tareas, permiten que los equipos trabajen más allá de los límites de la organización, proporcionando información, orientación y experiencia que respaldan los resultados efectivos. Dichos sistemas permiten que el liderazgo se conecte y se alinee hacia arriba, hacia abajo y a través de toda la organización, y enmarque las misiones que la organización puede realizar.

Dichos sistemas también permiten la captura de datos en tiempo real sobre qué se contribuye y quién lo hace, y sobre lo que realmente funciona y lo que no. Esto proporciona una nueva fuente de orientación de liderazgo y da forma a la capacitación aplicable a todos de inmediato. Los efectos se pueden reforzar mediante análisis e inteligencia artificial, mientras que los conocimientos se pueden mejorar con datos externos (en particular, la opinión del cliente) y datos “ambientales” internos (como el tráfico de correo electrónico y mensajes dentro de la organización).

  1. Crear seguidores

El liderazgo se define en última instancia por su capacidad para crear seguidores. A medida que el liderazgo se distribuye más, la idea de un grupo sabio en la cima que guía a los súbditos se transforma en un amplio grupo de líderes en una empresa colectiva. Esto requiere que las personas se comprometan verdaderamente con las tareas a realizar, y que tengan un mayor papel colectivo en la definición del futuro de la organización.

Los economistas del comportamiento como Dan Pink han demostrado que la motivación para desafiar el trabajo cognitivo está menos impulsada por las recompensas monetarias que por un sentido de propósito, crecimiento personal y autonomía. La tecnología necesita ampliar tanto la comprensión de la misión como la sensación de que se puede tener un impacto personal en los resultados.

El mayor liderazgo presiona todos estos botones. Los sistemas basados ​​en las tareas permiten que los individuos contribuyan y sean reconocidos por sus compañeros. La orientación y el coaching extraídos de la captura de los datos acumulados y de fuentes externas relevantes brindan a las personas medios sin precedentes para crecer.

Es hora de ir más allá de la simple lucha por aplicar las últimas tecnologías. Salvaguardar y promover el futuro de una organización comienza con la comprensión de lo que las máquinas pueden hacer bien, y del uso de esas funciones para mejorar las fortalezas humanas y crear nuevas capacidades organizativas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta