Mario Vargas Llosa-Isabel Preysler, un amor entre el escándalo y la fascinación

537
0
Compartir
La revista Hola! sacó a la luz el romance en junio. Vargas Llosa y Preysler lo confirmaron hace semanas.

Poca gente habrá imaginado que una de las historias más descollantes de la farándula mundial en el 2015 iba a tratarse de una relación amorosa entre un hombre de 79 años y una mujer de 64. Pero el marco, el modo y en especial los nombres formaron el cóctel ideal para la trascendencia. Pocas semanas después de que se confirmara la relación, el amor entre Mario Vargas Llosa eIsabel Preysler despertó las reacciones más enfrentadas.

La bomba explotó en junio, a raíz de una publicación de la revista española Hola!, y disparó todo tipo de repercusiones: desamores, indignación, decepciones y hasta fascinación.

Si bien el vínculo entre uno de los escritores más prestigiosos del último siglo y la musa del periodismo de espectáculos ibérico parecía algo improbable, la manera de manejar la vida amorosa de cada uno abría la puerta a un desenlace así.

Nunca sola. Nunca mal acompañado

Isabel Preysler tiene todos los requisitos como para ser la obra divina de la prensa rosa española. Nació en Filipinas, a los 20 años se casó con Julio Iglesias, con quien tuvo a Enrique y otros dos hijos, y luego permaneció siempre unida a hombres ligados al poder en el país ibérico.

La revista Hola! sacó a la luz el romance en junio. Vargas Llosa y Preysler lo confirmaron hace semanas.

«La soledad no solo que no me asusta sino que hasta me gusta. La busco y me llevo muy bien con ella», había dicho Preysler en marzo de este año, meses después de la muerte de Boyer, por un ACV. Le duró un suspiro.

Por su lado, el ganador del premio Nobel y autor de casi 20 novelas, también mantuvo una vida con altibajos en el amor.

Las acusaciones sobre sus infidelidades comenzaron a sus 22 años, cuando estaba en pareja con su primer amor, Julia Urquidi. Cinco años después, Vargas Llosa la abandonó por un amorío con la prima de ella, Patricia Llosa, quien se convertiría en su mujer durante medio siglo.

Vargas Llosa le puso fin a una relación de 50 años con Patricia, la madre de sus hijos.
Esta relación de 50 años atravesó tormentos por numerosos engaños del escritor y se terminó de manera abrupta, justo después de la publicación de Hola!. «Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados por las fotos que han aparecido en el semanario del corazón», dijo la ahora ex esposa en la cuenta de Twitter de una de sus hijas.

Escándalo y euforia

Una vez confirmado el romance, se dispararon reacciones de todos los colores: la escandalización e indignación del sector más conservador y aristocrático peruano se contrapuso con la efervescencia y fascinación del mundo de la farándula español.

«Vargas Llosa odiaba la frivolidad… y ahora sale con la reina de los corazones, la mujer más frívola del reino de España (…) Ahora Mario es el rey de la Civilización del espectáculo. ¡Qué honor!», expresó Jaime Bayly en su programa televisivo.

La contención llegó desde el entorno: «No hay que caer en la alharaca del escándalo. El mundo humano es muy complejo. Mario no se volvió loco. Es una persona seria y consciente», dijo uno de sus mejores amigos, el pintor peruano Fernando De Szyszlo.

La elegante Isabel Preysler estuvo casada con Julio Iglesias, con un marqués y un importante político español.

«Lo que sí, Mario está aterrado con la prensa en España. Cuando está allí, me dice que no puede salir de casa porque hay 40 fotógrafos en la puerta», detalló.

El monstruo del espectáculo español, con diez publicaciones fijas y más del 40% del tiempo diario en la televisión, encontró oro puro en la nueva relación.

En España se llegaron a elaborar teorías que afirmaban que el accidente cerebral de Boyer, el último marido de Preysler se produjo cuando se éste enteró de la nueva relación amorosa de su mujer.

El futuro dirá hacia dónde se encamina el vínculo de estos dos protagonistas que, a lo largo de su vida, disfrutaron tanto como sufrieron su volatilidad en el amor.

infobae.com

No hay comentarios

Dejar una respuesta