Música para la Semana Santa

46
0
Compartir

En Semana Santa la música sacra se adueña de mi móvil. Es una tradición heredada de mi padre, que aunque no creyente, disfrutaba enormemente de la quietud de la Semana Santa y para asombro de todos, de los oratorios, los réquiems, las misas, que no escuchaba en otra época del año.

Quiero compartir con ustedes algunos títulos de mi selección y ojalá se animen a escucharlas en su descanso de Semana Santa, donde sea que los lleve.

Este domingo de Ramos no habrá nada sacro, mi Semana Santa inicia con Violeta Valery, su trágica historia de amor, envuelta en la maravillosa partitura de Guiseppe Verdi. Será la última función en el Teatro Nacional Eduardo Brito de la ópera La Traviata, una producción de Fidel López bajo la dirección del Maestro José Antonio Molina,

El lunes inicio con Johann Sebastián Bach y sus pasiones la de Juan y la de Mateo, ambos oratorios son obligatorios. Las dos pasiones son diferentes, San Juan es suave, intima; San Mateo es épica, grandiosa y meditativa.

De mis grabaciones favoritas de la Pasión según San Juan es la grabación de John Eliot Gardiner con la English Chamber Orchestra y la de San Mateo es la dirigida por Otto Klemperer, del sello EMI, con Dietrich Fischer Dieskau, Elisabeth Schwarzkopf, Christa Ludwig, Nicolai Gedda, y la Filarmonia Orchestra.

De Beethoven, la Missa Solemnis, realmente maravillosa. Mis grabaciones escogidas son dos, la de Nicolaus Hannoncourt de 1992, y la de James Levine con el Coro de la Radio de Leipzig y Filarmonica de Viena de 1991 en el Festival de Salzburgo. Como dijo Beethoven de su misa “viene del corazón y va directo al corazón”. Escuchar la Missa Solemnis es siempre una experiencia extraordinaria. Este trabajo muestra lo que puede suceder cuando un genio decide conscientemente superarse a sí mismo, y crea una obra que abarca todo lo que expresa la profunda espiritualidad del compositor.

Y segiumos con los requiems, o misas de difuntos, entre mis favoritos está el del compositor francés Gabriel Faure. La obra comienza siguiendo el orden acostumbrado en estas obras, aquí a diferencia de otros, el compositor le canta a la muerte casi arrullándola. Escuchen este réquiem, es una de las piezas más bellas que jamás he escuchado. Es un bálsamo al dolor, en el encontramos consuelo musical, se enfoca, no en lo mórbido, sino en la naturaleza supuestamente tranquila y libre que no teme a la muerte.

Hay una vieja grabación de Nadia Boulanger, una pianista y directora de orquesta francesa, la cual es preciosa. Y jamás olvidaré una presentación de este Réquiem que hizo en Santo Domingo, en la Iglesia Anglicana de la Avenida Independencia hace muchos años el Maestro Fernando Geraldes, esa la llevo siempre en el corazón. Los requiems impresindibles son Faure y Verdi y Mozart. De estos por supuesto hay cientos de grabaciones,

Para el Viernes Santo, me llevo de una recomendación de Eduardo Villanueva y la ópera Parsifal llena mi día. Esta ópera de Wagner es reflejo de las meditaciones que dominaban la mente del compositor cuando se acercaba a los 70 años: inocencia y pecado, culpa y redención.

Preocupaciones de una religiosidad que deja a un lado los mitos paganos que inspiraron algunas de sus óperas y se sirve de símbolos cristianos. Así, Parsifal narra la historia de un joven “casto e ignorante” que, precisamente por reunir esas cualidades, será el llamado a recuperar y defender las reliquias sagradas amenazadas por la maldad. Mi Parsifal de todos los tiempos, es por supuesto Plácido Domingo. Existen varias grabaciones con Domingo, todas extraordinarias, el es Parsifal y mi Kundry favorita, por supuesto junto a Domingo, es la alemana Waltraud Meier. Escúchenlos.

Y para el Domingo de Resurrección, el “Gloria” de Vivaldi o fragmentos del “Oratorio de Pascua”, de J.S. Bach, el final de la “Segunda Sinfonía” de Mahler, dedicada a la Resurrección o el conocidísimo “Aleluya” de El Mesías de Haendel. Es este artiíulo no puedo abarcar más, pero les invito a recorrer los réquiems, las misas, los Sabat Mater y a Parsifal. Que tengan una feliz Semana Santa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta