El nacionalismo económico está aumentando, pero el futuro del comercio se encuentra en las ciudades

Escrito por Rodrigo Tavares

155
0
Compartir

La Asociación Mundial de Agencias de Promoción de Inversiones (WAIPA), cuenta con cientos de agencias nacionales y subnacionales de 170 socios, aunque más de un tercio son agencias de ciudades o regiones, y no de países, como la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía o la Agencia para la Cooperación Internacional (ACI) de Medellín. Según un estudio de la Universidad de Columbia, existen alrededor de 8000 agencias subnacionales de promoción del comercio o inversión.

En un mundo de cadenas mundiales de valor y flujos de capital planetarios, puede parecer paradójico, e incluso imprudente, que los gobiernos locales se esfuercen en competir por las inversiones extranjeras directas (FDI); pero por cada agencia nacional, tenemos aproximadamente 50 a nivel local que están promoviendo sus intereses económicos a nivel internacional.

Una razón fundamental para este fenómeno inexplorado es la municipalización de la riqueza mundial. Según un reciente estudio realizado por McKinsey Global Institute, en la actualidad el 75% del PIB mundial se genera en las grandes ciudades y, con las actuales tendencias de urbanización, las ciudades y las regiones consolidarán sus posiciones como epicentros de poder y capital. Las zonas urbanas también son más susceptibles de tener una concentración de recursos humanos calificados y una infraestructura de mejor calidad, lo que hace que estos territorios sean particularmente atractivos para las inversiones de alto valor agregado. La economía de la ciudad de São Paulo solamente es de aproximadamente el mismo tamaño que seis países de América del Sur juntos: Paraguay, Uruguay, Ecuador, Surinam, Guyana y Bolivia.

¿Cuáles son las ventajas comparativas de las ciudades?

Las ciudades son más pragmáticas y oportunistas, y tienden a actuar de una manera más focalizada, ofreciendo proyectos y acuerdos de inversión específicos. Suelen tener proyectos más concretos para la inversión y la promoción del comercio, lo cual les convierte en expertos líderes en sus territorios y en las actividades que mejor se adapten a los recursos y las capacidades locales, proporcionando información detallada para persuadir al inversor y convirtiendo las ideas en proyectos reales.

Las agencias subnacionales también tienden a ser más receptivas a las consultas de los inversores. Probablemente se desempeñen mejor en la simplificación de las inversiones y en las actividades posoperatorias, gracias a su proximidad con el inversor y los vínculos estrechos con los actores locales (públicos y privados). Establecer contactos es más fácil. Su naturaleza operativa representa una variación del concepto de las agencias nacionales, que tienden al diseño de políticas y a cuestiones conceptuales. La primera es la que hace el trabajo manual, mientras que la segunda representa la labor ejecutiva de la atracción de inversiones. En esta línea, un estudio del Banco Mundial sobre las mejores prácticas de atracción de inversiones extranjeras directas destaca que, por lo general, las agencias subnacionales (particularmente las de ciudades) tienden a ser más innovadoras y centradas en el cliente que sus contrapartes nacionales.

También están obligadas a desarrollar una evaluación más precisa de los costos y beneficios de la inversión para, por ejemplo, estimar mejores políticas de incentivos. Pueden ofrecer incentivos adicionales (por ejemplo, la exención de impuestos locales o de derechos de licencia y tasas de registro de empresas). En 2013 Washington le dio a Boeing 8700 millones de dólares en exenciones fiscales (hasta 2040) como condición para que construyera el nuevo avión de línea 777X en el área de Seattle. Fue el mayor subsidio estatal de impuestos otorgado a una empresa privada en el país. Un año más tarde, el estado de Nevada recortó 1300 millones de dólares en impuestos para que Tesla instalara su gigafábrica de baterías de iones de litio.

Por último, las ciudades también tienen un buen historial de trabajo con el sector privado, ya que empresas locales financian y respaldan directamente algunas agencias locales. A nivel nacional los costos operativos están generalmente cubiertos solo por los presupuestos públicos. Pero no a nivel subnacional. La organización Greater Houston Partnership, que trabaja estrechamente con el gobierno de la ciudad para representar las oportunidades económicas de Houston, está compuesta por 1200 empresas. Bay Area Council, una organización patrocinada por empresas, dirige la Oficina de Comercio e Inversión del Estado de California en China, la oficina de comercio oficial de California con el país asiático.

Mejores prácticas

Según la revista fDi, en 2017 los mejores lugares para invertir (entre ciudades y regiones) son Singapur, Londres y Dublín. Las clasificaciones obedecen a varios criterios como el potencial económico, el capital humano, la rentabilidad, la conectividad y la facilidad de negocios. Estos son factores estructurales, y las agencias de promoción de inversiones tienen poco margen para promoverlas o gestionarlas. Por ejemplo, no son responsables de la capacitación y la formación del capital humano.

Sin embargo, algunas agencias son mejores que otras en la manera en que maximizan las bases económicas y demográficas positivas de sus ciudades y regiones (o evitan las negativas), y han adoptado medidas creativas y efectivas para atraer inversiones.

Como la inversión en las ciudades es ante todo una búsqueda de talento, principalmente en el sector de TI, Copenhagen Capacity —la agencia de FDI de la ciudad— elaboró políticas para conectar las empresas con potenciales talentos humanos, al ofrecer materiales para integrar empleados extranjeros a la cultura de trabajo y estilo de gestión daneses (Talent Attraction Toolbox); organizar visitas de estudiantes internacionales con talento a empresas de Dinamarca para la resolución de casos (Challenge Company); y promocionar una amplia gama de iniciativas de búsqueda de socios que las empresas pueden organizar o en las que pueden participar.

También es importante abordar los posibles acuerdos de manera integral. Barcelona, por ejemplo, ha hecho un buen trabajo al conjugar las oportunidades de inversiones extranjeras directas con estrategias de planificación urbana de vanguardia y un uso innovador de la tecnología. Las ofertas no se tratan independientemente de los activos locales y otras oportunidades. Además, fomenta un estrecho contacto con los inversores en todas las etapas del proceso de inversión, con la constante creación de redes y la construcción de un fuerte sentido de comunidad entre los inversores y la ciudad. En 2016, la revista fDi la eligió como la ciudad europea con la mejor estrategia de inversiones extranjeras directas.

Coordinación con agencias nacionales

En los países grandes, es probable que las agencias subnacionales tomen la mayor parte del espacio institucional de atracción de inversiones extranjeras directas en el futuro. Son las que conocen mejor el microcosmos que será afectado por las inversiones extranjeras directas (por ejemplo, la nueva fábrica, el nuevo aeropuerto) y las que en definitiva harán el esfuerzo de luchar por una inversión. Las agencias nacionales trabajarán principalmente como grandes diseñadores de políticas o como proveedores de respaldo político para proyectos de mayor envergadura. Por ejemplo, el objetivo de la Administración de Comercio Internacional del Departamento de Comercio de Estados Unidos es generar oportunidades económicas para trabajadores y empresas estadounidenses y tiene más de 150 oficinas en todo el mundo, pero su prioridad es la promoción comercial y ayudar a las empresas estadounidenses a acceder a los mercados extranjeros, más que atraer inversiones extranjeras directas. Quienes llevan a cabo esto son las agencias ubicadas en estados de los Estados Unidos, como Enterprise Florida o la Oficina de Comercio e Inversión Internacional de Massachusetts.

En los países más pequeños, la racionalización y la cooperación entre las agencias nacionales y subnacionales son de vital importancia. Boštjan Skalar, CEO de WAIPA, describió a las agencias subnacionales de inversión como “la lupa para las agencias nacionales de inversión”, ya que captan las oportunidades locales que podrían estar fuera del alcance de las agencias nacionales. En cuanto a Europa y América Latina, por ejemplo, algunos países pequeños terminan dividiendo su trabajo en términos de tamaño de inversión (las ciudades y las regiones solo buscan oportunidades más pequeñas) o trabajan en sintonía (con frecuencia la ciudad proporciona la inteligencia local y las condiciones logísticas, mientras que la agencia nacional ofrece reducciones de impuestos o un fuerte apoyo político). La recientemente creada InvestPorto (Portugal) eligió hacer exactamente esto: ofrece inteligencia empresarial e incentivos municipales y facilita el proceso de aprobación y los procedimientos de instalación de nuevos inversores, al trabajar en estrecha colaboración con AICEP, la agencia nacional.

A pesar del extraordinario crecimiento, las agencias subnacionales de inversión no son inmunes a las críticas y algunas de ellas enfrentan desafíos significativos. Dado que tienen menos recursos, experimentan más dificultades para la apertura de agencias en el extranjero (en comparación con los países) y para la contratación de los mejores talentos. Muchas veces también son superadas por las agencias nacionales en la administración de paquetes de incentivos significativos.

De todas formas, con el rápido crecimiento de la paradiplomacia a nivel mundialy con la municipalización de la riqueza, las ciudades y las regiones probablemente jugarán un papel sustancial para atraer inversiones extranjeras directas y promover el comercio en el futuro. En última instancia, esperar que las burocracias nacionales puedan monopolizar y abordar todas las oportunidades es una mala inversión.

No hay comentarios

Dejar una respuesta