Nuevas apps como herramientas para ayudar a víctimas de agresión sexual

68
0
Compartir

En su testimonio ante el Comité Judicial del Senado, Christine Blasey Ford detalló la agonía que vivió en primera persona al dar un paso adelante con las acusaciones de agresión sexual contra Brett Kavanaugh, nominado por el Tribunal Supremo.

Estas inquietudes pueden haber sorprendido a algunos, pero las víctimas de agresión sexual, como la ejecutiva de Silicon Valley, Jess Ladd, remarcan que es una característica común de la victimización.

“A menudo lleva mucho tiempo que las personas identifiquen que lo que les sucedió fue una agresión”, recordó Ladd, que dijo que fue agredida cuando estudiaba en Ponoma College en Claremont (California). “Cuando te has dado cuenta de que lo que pasó estuvo mal, entonces tienes que preguntarte: ‘¿Quiero ir hacia delante?’ y, si sigo creyendo que mi perpetrador es una buena persona, ‘¿Quiero arruinar la vida de una buena persona?'”.

“Culparte a ti mismo puede ser más fácil”, agregó.

Debido a que esa decisión es tan difícil y personal para muchos sobrevivientes de agresión, Ladd fundó Callisto, una organización sin fines de lucro que ha creado software para informar sobre conductas sexuales inapropiadas en los campus universitarios. Los informes tienen marca de tiempo y se guardan en una base de datos cifrada, pero no se envían de inmediato a las autoridades. El software rastrea las denuncias y luego señala aquellas que involucran a un reincidente, alertando a las víctimas y a los funcionarios escolares en el proceso.

Video explicativo de Callisto (en inglés):

Al dejar que la víctima sepa que su agresor ha sido acusado de hacer lo mismo con más de una persona, Callisto tiene como objetivo eliminar las barreras psicológicas que dificultan la denuncia. Si una víctima cree que su agresor puede apuntar a más personas, agregó, eso también puede ser un poderoso incentivo para tomar medidas.

Puedes ir a la policía, pero la mayoría de los supervivientes de la universidad no tienen ningún interés en ir a la policía“, subrayó. “A veces, simplemente, no quieren ver a su agresor todos los días o estar registrados en caso de que lo vuelvan a hacer. A veces, quieren que hablen con esa persona o la expulsen”.

Durante gran parte de la década pasada, se crearon docenas de aplicaciones y sitios web para ayudar a los sobrevivientes de agresión sexual a registrar y reportar electrónicamente tales crímenes. Están diseñados para ayudar a un enorme grupo de víctimas potenciales. La Red Nacional de Abuso e Incesto de Violación informa que más del 11 por ciento de los estudiantes universitarios, tanto de grado como de pregrado, experimentan violación o agresión sexual a través de la fuerza física, la violencia o la incapacidad. A pesar de la prevalencia de tales incidentes, menos del 10 por ciento de las víctimas en los campus universitarios denuncian las agresiones, según el Centro Nacional de Recursos sobre Violencia Sexual.

Las aplicaciones van desde herramientas de informes electrónicos como JDoe hasta guía legales que brindan a las víctimas acceso a la aplicación de la ley y asesoramiento en casos de crisis. Otros ayudan a las víctimas a guardar y compartir información médica relevante en caso de una agresión. La aplicación Uask incluye un “botón de pánico” que conecta a los usuarios con la policía o les permite enviar mensajes de emergencia a las personas con su ubicación.

Desde su debut en 2015, el software de Callisto ha sido adoptado por 12 campus universitarios, incluyendo Stanford, la Universidad de Oregón y la Universidad de St. John’s, y está disponible para más de 160.000 estudiantes, según la compañía. Los sobrevivientes de agresión sexual que visitan Callisto tienen una probabilidad seis veces mayor de reportar estas acciones, y el 15 por ciento de esos sobrevivientes se han relacionado con otra víctima del mismo agresor, afirma la empresa.

Peter Cappelli, profesor de gestión en Wharton School y director del Centro de Recursos Humanos de Wharton, señaló a NPR que ve problemas potenciales con la recolección de datos de supervivientes y su decisión de reportar las agresiones.

Aunque muchas de esas herramientas de informes están dirigidas a los estudiantes en los campus universitarios, Callisto está expandiendo el software para llegar a las mujeres que trabajan en la industria tecnológica de Silicon Valley. El software relacionará a las víctimas que hayan sido agredidas por el mismo perpetrador, lo que les permitirá coordinarse a través de un consejero.

Ladd, que planea lanzar el servicio a finales de 2018, dijo que más del 20 por ciento de las fundadoras de empresas han sido agredidas, a menudo por capitalistas de riesgo que buscan invertir.

Es un punto ciego donde no hay un mecanismo de denuncia“, subrayó.

No hay comentarios

Dejar una respuesta