Palabras del Gobernador Héctor Valdez Albizu a la 6ta. Mesa Nacional de la Vivienda

3481
0
Compartir

Quiero agradecer en primer lugar a la Directiva de la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Vivienda (Acoprovi), en la persona de su Presidenta la Ing. María Gatón, por la alta distinción que me confiere al invitarme a compartir con ustedes algunas consideraciones, aunque no en forma presencial por previos compromisos oficiales, sobre los “Efectos del Sector Construcción en la Economía Nacional”, en el marco de la Sexta Mesa Nacional de la Vivienda auspiciada por ese importante gremio, que siempre se ha caracterizado por su rol proactivo y excelentes aportes a fin de que se promuevan políticas que faciliten el desarrollo de proyectos habitacionales, principalmente de viviendas de bajo costo, que reduzcan el déficit habitacional del país.

Como es de público conocimiento, el sector vivienda junto con el sector de la construcción constituyen una de las principales actividades económicas, por su efecto multiplicador, a través de la demanda de insumos de fabricación local para los diversos tipos de edificaciones, la generación de empleos y la demanda de crédito para el desarrollo de proyectos de infraestructura tanto privados como públicos y para la adquisición de viviendas.

Cabe destacar que en términos corrientes de valor agregado, el sector de la construcción tiene una participación de 9.0% en el total del Producto Interno Bruto, proyectándose que el sector generaría unos RD$320,000 millones al cierre de 2017. Asimismo, la actividad constituye el elemento principal en la Formación Bruta de Capital, es decir el componente de Inversión de la Demanda Agregada, determinante de los ciclos de crecimiento económico.

Muestra de lo precedentemente expuesto apreciados amigos, se evidencia en el aporte del sector de la construcción, incluyendo la vivienda, a la expansión de la economía  durante el período 2014-2016, representando la quinta parte (20.1%) o 1.4 puntos porcentuales del crecimiento promedio de 7.1% del PIB real durante estos tres años.

En lo que respecta al crédito, su participación en la cartera de préstamos, tanto como actividad productiva como a través de la adquisición de viviendas, la construcción representa alrededor del 25% del total de créditos otorgados al sector privado a septiembre de 2017.

Por otro lado, desde la óptica de la creación y generación de empleos, la construcción contribuye con el 7.5% del total del empleos de la economía dominicana, para un total de empleos directos de unas 330,000 personas aproximadamente en toda la geografía nacional.

Ciertamente mis queridos amigos, conscientes de este papel medular que juega el sector de la construcción en la actividad económica, la Administración Monetaria y Financiera han adoptado una serie de iniciativas encaminadas a potencializar los efectos de este dinámico e importante sector para la economía nacional. En esa tesitura, junto con distintos representantes de la vida nacional, incluyendo miembros de ACOPROVI, se elaboró y promulgó la Ley 189-11, para el desarrollo del Mercado Hipotecario y Fideicomiso y sus normas complementarias.

De esta manera, se creó la infraestructura legal necesaria para desarrollar herramientas novedosas que permitan en adición a las fuentes tradicionales vía la banca y las asociaciones de ahorros y préstamos, incorporar alternativas complementarias del financiamiento del mercado hipotecario a través del mercado de capitales, con figuras como los fideicomisos de oferta pública y 1a titularizaci6n de carteras hipotecarias, de manera que se puedan canalizar los recursos de ahorro de largo plazo de inversionistas institucionales, como los fondos de pensiones, hacia el financiamiento de viviendas.

Es preciso destacar que en respuesta a estas políticas públicas y estrategias puestas en marcha por el Excelentísimo Señor Presidente de la República, Lic. Danilo Medina Sánchez, se ha venido registrando un crecimiento exponencial de construcción de viviendas de bajo costo, como es el caso de la Ciudad Juan Bosch y decenas de miles de unidades habitacionales que viene construyendo el sector privado bajo la figura del Fideicomiso.

En apoyo a este esfuerzo público-privado y en un contexto de bajas presiones inflacionarias, a fin de proporcionar liquidez a la economía y crear condiciones más propicias para la reactivación de la actividad económica, las autoridades monetarias han implementado en diferentes oportunidades, medidas de flexibilización monetaria a favor de una canalización del crédito al sector construcción, vivienda y demás sectores de la economía.

El pasado mes de julio del presente año 2017, el Banco Central redujo su Tasa de Política Monetaria en 50 puntos básicos (de 5.75% a 5.25%) y disminuyó el coeficiente de encaje legal en 2.2 puntos porcentuales, que representa unos RD$20,400 millones para ser destinados por los intermediarios financieros a los sectores productivos, incluyendo el sector construcción y adquisición de viviendas hasta RD$8.0 millones.

Me complace informarles a los representantes de ACOPROVI y al país, que desde el 1ero de agosto de 2017 los préstamos al sector privado en moneda nacional se han incrementado en más de RD$35,383 millones, los cuales incluyen RD$17,598 millones de los recursos liberados del encaje legal, y por el efecto mulltiplicador, las entidades de intermediacion financiera han canalizado con sus recursos, unos RD$17,785 millones. Especificamente, el crédito al sector Construcción ha aumentado en RD$4,586 millones y los destinados a Adquisición de Viviendas se han incrementado en RD$3,182 millones.

Para darles una idea, apreciados amigos, si tomamos desde el 2012 a la fecha por concepto de la liberalización del encaje legal, los préstamos desembolsados para la adquisición de viviendas han totalizado unos RD$10,440.4 millones, y RD$6,805.1 millones de préstamos interinos para la construcción, para un total de RD$17,245.5 millones, a una tasa de interés fija por 5 años del 9%.

Recientemente, con la aprobación del nuevo Reglamento de Evaluación de Activos (REA), se tomaron en consideración temas relacionados a la figura del fideicomiso, como es la admisión de los certificados de garantías emitidos con respaldo del patrimonio autónomo y otros aspectos normativos del sector que podrían incidir en el costo de las construcciones de viviendas.

Como se puede apreciar, se perfila un dinamismo de este sector estratégico de la economía, aunque debe reconocerse que hay tareas pendientes con miras a superar algunos aspectos que limitan un mayor impulso de la construcción de viviendas en la República Dominicana, con la finalidad de potencializar aún más su impacto en la economía.

Estamos convencidos de que esta Sexta Mesa Nacional de Vivienda planteará recomendaciones y alternativas para la solución de los temas pendientes. De nuestra parte estaremos como siempre, en la mejor disposición de colaborar ante las instancias correspondientes, en procura de que los obstáculos para que ese importante sector continúe desarrollando sus actividades de manera normal puedan ser superados.

Finalizo como de costumbre, exhortándolos a que prosigan con optimismo esa jornada en aras de erradicar ese flagelo del déficit habitacional en el país, lo cual se traduciría en un mayor bienestar para los conglomerados sociales más vulnerables que aspiran con legitimidad a ver realizado ese derecho fundamental constitucional de tener a su familia en un techo digno propio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta