Red Falcón trató lavar en RD más de RD$3,000 MM

44
0
Compartir

La estructura criminal de narcotráfico desarticulada por la Operación Falcón, por la cual 21 personas han sido sometidas y otras son perseguidas, introdujo más de RD$3,000 millones en diferentes sectores de la economía formal dominicana para tratar de darle apariencia de licitud a estos recursos provenientes de actividades ilegales, según el Ministerio Público.


El expediente de medidas cautelares, del que ya está apoderado un tribunal de Santiago, demarcación donde se ubicaba el centro de control del grupo delictivo, detalla que las personas físicas y jurídicas sindicadas como integrantes de este entramado habrían colocado dicho dinero tanto en el sector financiero como en el no financiero.


Así pues, según el órgano acusador, los investigados se valieron del sector inmobiliario, a través de la adquisición de fincas, terrenos, villas, casas, apartamentos, edificios y locales comerciales, para uso y disfrute personal y ocultamiento de dinero ilícito, armas de fuego y sustancias controladas, para lo cual utilizaron su entorno familiar y empresas constituidas para este fin.

Además, la red adquirió terrenos donde luego se construyeron edificios y residenciales para los fines de venta y renta, mediante constructoras e ingenieros que supuestamente trabajan para la organización criminal.

En cuanto al sector financiero, la estructura delictiva se dedicaba a la compra y venta de divisas, “ya que el dinero que se mueve en el narcotráfico es en dólares”, así como a los préstamos, que eran pagados a corto plazo para justificar la adquisición de bienes tales como inmuebles y vehículos de alta gama, certificados financieros y transferencias entre compañías para justificar sus transacciones.


A su vez, los implicados realizaban actividades comerciales que, de acuerdo al MP, permiten el movimiento del “dinero sucio”, como pueden ser las estaciones de combustible, discotecas, dealers de vehículos y de motocicletas, rent car, ganadería, producción agrícola, ferretería y restaurantes. Este tipo de negocios, de acuerdo al expediente, permite alterar facturas y la cantidad de ingresos.


Mientras que en el sector no financiero, los involucrados se decantaron por los juegos de azar, específicamente en las bancas de apuestas “para justificar ganancias, aunque les representen pérdidas en proporción al dinero invertido”.
Por su “fácil movilidad” y su valor en el mercado, la red también invirtió dinero en obras de arte, vehículos de alta gama, embarcaciones, relojes y joyas.


También invirtieron, según el MP, en la representación de jugadores profesionales de béisbol y en campañas políticas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta