Su cerebro no es una computadora. Es un campo cuántico.

307
0
Compartir

Por  DAPHNE MULLER

La irracionalidad de nuestra forma de pensar ha plagado de largo a la psicología. Cuando alguien nos pregunta cómo estamos, solemos responder con “bien” o “mal”. Pero si alguien comentó sobre un evento específico – “¿Cómo te sientes acerca de la gran reunión con su jefe hoy?” – De repente, refinamos nuestras “buenas” o  “malas” en un espectro que va desde terrible a excelente.

En menos de un par de frases, nos podemos contradecir a nosotros mismos: estamos “bien” pero nos sentimos muy mal por la forma en que la reunión transcurrió. Entonces, ¿cómo podríamos estar “bien” en general? la experiencia, el conocimiento, y el contexto de toda forma consciente e inconsciente forman una confluencia que impulsa cada decisión que tomamos y las emociones que expresamos. El comportamiento humano no es fácil de prever, y teoría de la probabilidad a menudo falla en sus predicciones.

 Bienvenido(a) a la cognición cuántica: Un equipo de investigadores ha determinado que aunque nuestras opciones y creencias no siempre hacen sentido o encajan en un modelo en un nivel macro, a nivel “cuántico”, éstas se pueden predecir con una precisión sorprendente. En la física cuántica, examinar el estado de una partícula cambia el estado de la partícula – así también, las influencias “efecto observación” en nuestra forma de pensar acerca de la idea que estamos considerando.

La teoría cuántica-cognición abre los campos de la psicología y la neurociencia a la comprensión de la mente no como un ordenador lineal, sino más bien un universo elegante.

En el ejemplo de la reunión, si alguien pregunta: “¿estuvo bien?” inmediatamente pensamos en qué maneras ello ocurrió. Sin embargo, si él o ella le pregunta: “¿Estabas nervioso por la reunión?” podríamos recordar que tuvo bastante miedo a dar una presentación en frente de un grupo. El otro concepto tomado en la cognición cuántica es que no podemos sostener ideas incompatibles en nuestras mentes a la vez. En otras palabras, la toma de decisiones y de formación de opinión son mucho como el gato de Schrödinger.

La teoría cuántica-cognición abre los campos de la psicología y la neurociencia a la comprensión de la mente no como un ordenador lineal, sino más bien un universo elegante.Pero la idea de que el pensamiento humano y su existencia son paradójicos ha existido durante siglos. Por otra parte, los más científicos y estudiosos exploran la racionalidad irracional de nuestras mentes, los círculos científicos más cerca de nuevo a la lógica de confusión en el corazón de todas las religiones. El budismo, por ejemplo, se basa en los enigmas tales como: “La paz viene de dentro. No la busques afuera”. Y, en el cristianismo, la paradoja de que Cristo era simultáneamente un hombre de carne y hueso y el Hijo de Dios es la metáfora central de la fe.

Durante siglos, los textos religiosos han explorado la idea de que la realidad se rompe una vez que lleguemos más allá de nuestras percepciones superficiales; y, sin embargo, es a través de estas ambigüedades que entendemos más sobre nosotros mismos y nuestro mundo. En el Antiguo Testamento, el Job asediado suplica a Dios para obtener una explicación de por qué él ha soportado tanto sufrimiento. Dios entonces socarronamente responde: “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?” (Job 38: 4). La pregunta parece absurda – ¿por qué Dios pregunta a una persona en su creación dónde estaba cuando el mismo Dios creó el mundo? Pero esta paradoja no es muy diferente de aquel en el famoso desafío de Einstein al “Principio de Incertidumbre” de Heisenberg: “. Dios no juega a los dados con el universo” Como los contadores de Stephen Hawking, “Hasta Dios está obligado por el principio de incertidumbre”, porque si todos los resultados fueran deterministas entonces Dios no sería Dios. El ser “jugador empedernido” del universo es la certeza impredecible que lo crea.

La mente, entonces, de acuerdo con la cognición cuántica, “juega” con nuestros “inciertos” razonamientos, sentimientos y prejuicios para producir pensamientos que compiten, ideas y opiniones. A continuación sintetizamos esas opciones que compiten para relacionarse con nuestras relativamente “ciertas” realidades. Mediante el examen de nuestras mentes a un nivel cuántico, las cambiamos, y cambiándolos, cambiamos la realidad que les da forma.

No hay comentarios

Dejar una respuesta