Suecia se dirige de forma rápida y directa hacia el fin del efectivo

53
0
Compartir

Suecia se dirige de forma rápida y directa hacia el fin del efectivo. Es cada vez más complicado encontrar billetes y monedas en los bancos del país. Por eso, un importante comité de legisladores suecos quiere obligar a los grandes bancos del país a que utilicen el efectivo para frenar esta tendencia.
Este grupo de legisladores, que está revisando las leyes por las que se rige el Riksbank (banco central de Suecia), ha propuesto que todos los grandes bancos del país tengan la obligación de ofrecer dinero en efectivo para los clientes que lo demanden.
También piden que se puedan pagar recibos y facturas con dinero físico en estas entidades, según publican desde la agencia Bloomberg.

El objetivo es que la mayor parte de los suecos “tengan un acceso razonable este tipo de servicios” y que el 99% tenga como máximo a 25 kilómetros de distancia una sucursal en la que pueda retirar dinero en efectivo.

Aunque aún no se sabe si este grupo de legisladores tendrá el apoyo del Gobierno, Per Bolund, ministro de Finanzas, aseguró en abril que esta propuesta goza de un fuerte apoyo dentro delparlamento. Los detractores de esta propuesta sostienen que el coste económico para los bancos será de alrededor de 9 millones de euros anuales, que probablemente se trasladarán hacia los clientes de los bancos.

Un especie en peligro de extinción Cada vez es más frecuente que en los restaurantes, tiendas y museos de Suecia no acepten metálico. El país nórdico es el Estado más avanzado en sistemas de pago digitales y con tarjetas de crédito. La mayoría de entidades bancarias han dejado de utilizar el dinero físico.

Pero las autoridades están preocupadas porque muchas personas no tienen acceso a los servicios digitales, especialmente, las personas mayores.

Desde un tiempo a esta parte, el banco central sueco está lanzando advertencias, argumentando que la mayor economía nórdica podría estar caminando hacia una economía sin efectivo demasiado rápido.
El gobernador del Riksbank, Stefan Ingves, pidió cambios legales para salvaguardar la estructura del sistema de pagos de Suecia. Unos pasos que ya seestán dando tras el movimiento de este comité de legisladores.

Pero la industria sostiene que aún ofrece el efectivo necesario y argumenta que no tiene mucho sentido luchar contra una tendencia que los propios clientes de los bancos están impulsando.

La mayoría de las sucursales bancarias de Suecia no tienen efectivo en las sucursales, pero la industria todavía ofrece dinero en efectivo en los cajeros. Sin embargo, el número de cajeros está en caída libre, por lo que el problema subyacente sigue existiendo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta