¿De verdad te puedes quedar ciego si miras un eclipse de sol sin gafas especiales?

172
0
Compartir

El próximo 21 de agosto, la Luna bloqueará la luz del Sol y producirá un eclipse solar total que se podrá ver de costa a costa en Estados Unidos, y en forma parcial en parte del hemisferio norte, incluyendo Republica Dominicana, (ver aqui).

Sin importar dónde estés, querrás verlo y eso está bien. Cualquier astrónomo te dirá que debes aprovechar esta oportunidad, porque puede ser única. Y tu salud no corre ningún riesgo por el simple hecho de estar en la calle durante el eclipse.

Pero hay algo que no debes hacer: mirar el Sol con el ‘ojo desnudo’, sin gafas especiales o algún tipo de protección especial. No lo hagas. En serio.

Eclipse de sol

Solo hay dos momentos en los que puedes observar el Sol así, sin protección, porque su brillo se reduce:

  • Si estás en el camino de la totalidad del fenómeno, en el que el Sol será cubierto por completo por la Luna.
  • Durante esos dos minutos o menos en los que el Sol estará completamente cubierto

En cualquier otro momento o lugar, la luz del sol no solo puede ser incómoda, sino peligrosa.

¿Qué pasa si ignoras la advertencias?

Tu cara no se va a derretir, pero tus ojos podrían sufrir un daño severo. Y sí, te podrías quedar ciego. Mirar directamente el poderoso resplandor del sol puede dañar la retina, la parte del ojo que es sensible a la luz.

La retina convertirá la luz en un impulso eléctrico que el cerebro puede comprender, pero hay algo que el cerebro no puede captar: el dolor. Así que incluso si crees que verlo por solo un segundo vale la pena, no lo hagas. No existe ninguna forma de saber que viste el Sol por mucho tiempo. Cualquier cantidad puede se suficiente para hacerte daño.

Eclipse de sol

¿Por qué necesitas gafas especiales para ver el eclipse?

Sabemos que te gustan. Son tus gafas de sol. Pero no te van a servir para ver el eclipse. Necesitarás unas gafas especiales, reguladas con un estándar internacional de seguridad. Son baratas y se consiguen fácilmente, e incluso en algunas bibliotecas las están dando gratis.

No importa si usas unas gafas hechas con cartulina o una tarjeta portátil con un rectángulo cortado para ver el fenómeno, lo más importante es el filtro.

“Los filtros que tienen el estándar ISO 12312-2 reducen el brillo del sol a un nivel seguro y cómodo, así como el que se logra con una luna llena, y bloquean la radiación nociva ultravioleta e infrarroja”, dice Rick Fienberg, de la Sociedad Astronómica de Estados Unidos.

“Los filtros solares que cumplen con este estándar son casi 100.000 veces más oscuros que las gafas de sol comunes y corrientes, y esas gafas no bloquean los rayos infrarrojos”.

El problema es que el mercado está inundado de gafas que no son seguras, pero tienen una etiqueta que dice que cumplen con el estándar ISO.

“La única forma de saber que son seguras es verificar que vienen de un fabricante reconocido y con buena reputación o que las vende un distribuidor autorizado”, dijo la Sociedad Astronómica en una reciente declaración. La organización también tiene una lista actualizada de gafas especiales para ver eclipses y vendedores.

Para comprobar su seguridad, lo único que puedes ver a través de un filtro solar seguro es el Sol mismo. Si miras el Sol y este brilla mucho, si está desenfocado o si está rodeado de una capa de bruma, o si puedes ver luces normales, como las de las casas, entonces ese filtro no es seguro.

Y ten cuidado, porque si quieres reutilizar gafas para eclipse que tienen más de tres años, fueron hechas antes del último estándar internacional de seguridad. ¡A la basura!

Si planeas ver el eclipse a través de una cámara, un telescopio o binoculares, compra un filtro solar para ponerlo al final de los lentes. Pero no uses gafas para eclipse mientras observas por cualquiera de esos objetos, porque la concentración de rayos solares puede dañar el filtro e ir directo a tus ojos y causarles una lesión severa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta