Visita de las ballenas jorobadas, oportunidad para salir del encierro

94
0
Compartir

Como una oportunidad para salir del confinamiento en que está la población por motivo de la Covid-19, vuelve la temporada de observación de las ballenas para deleitar a sus admiradores con sus acrobacias y el contacto pleno de la naturaleza.

Esta vez, el avistamiento de los más grandes mamíferos marinos del mundo, que vienen del Atlántico Norte, Groenlandia, Estados Unidos, Canadá, Islandia y del Santuario Hermanos de Stellwagen en Massachusetts a aparearse en las cálidas aguas del Caribe, se hará bajo un estricto protocolo sanitario y de distanciamiento físico.

“Se trata del producto estrella como atractivo ecoturístico del país durante esta época, y es una actividad muy bien regulada en la que los procedimientos se cumplen y posicionan al país como punto estratégico de cara al turismo, desde el 15 de enero al 31 de marzo”, explicó Carolina Alba Ferreras.

Se desplazan miles de kilómetros huyéndole al frío.

En su condición de encargada de Ecoturismo y Uso Público del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ferreras, junto a José Manuel Mateo, director de Áreas Protegidas, puso de relieve que en esta ocasión, además de las medidas de higiene que deben mantener los visitantes que vayan al Santuario de Mamíferos Marinos en Samaná, las embarcaciones solo movilizarán el 50 por ciento de la capacidad de sus ocupantes.

Para Mateo se trata de un espacio esperado por muchos turistas criollos y extranjeros que optan por esparcirse con las particulares acrobacias que ofrecen las ballenas (Megaptera novaeangliae), las cuales se desplazan miles de kilómetros huyendo del frío donde pasan la mayor parte del tiempo y buscan las aguas del trópico.

“La población que ha estado enclaustrada como resultado de la pandemia ahora tiene la opción de salir del encierro a disfrutar a pleno sol y de forma abierta de la naturaleza, observando las ballenas”, precisó Mateo.

Reglas
El Ministerio está empeñado en que las excursiones se hagan sin riesgos, desde el inicio del viaje por tierra con los tours operadores hasta las embarcaciones marítimas, según Ferreras y Mateo.

“Como parte de la bioseguridad, los visitantes deberán guardan la distancia física, las embarcaciones contar con un personal de Medio Ambiente que vigile el cumplimiento de las medidas y que estas solo hagan dos viajes por día, uso de mascarillas, gel, desinfectantes y se coloquen letreros alegóricos a evitar la Covid-19”, detalló la funcionaria de Medio Ambiente.

Aquí se observan ballenas en Samaná y el Banco de la Plata, en Puerto Plata, donde hay concesión exclusiva para extranjeros, según Mateo, quien especificó que aunque las ballenas van a otras islas del Caribe, el país es el que lleva más de 40 años promoviendo esa oferta, convirtiéndose en un punto estratégico de esa actividad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta