La historia se repite: el primer robo a un banco en el país también fue orquestado por dos hermanos

82
0
Compartir

En estos momentos el foco de atención en República Dominicana se encuentra sobre los hermanos Estrella Arias, quienes junto a un primo y otra persona, protagonizaron el robo a una sucursal del Banco Popular el pasado 3 de junio. Curiosamente, el primer robo a una entidad bancaria en el país, en 1954, tiene un origen muy similar al más reciente asalto, por el cual hay dos muertos y dos detenidos.

Los hermanos Eudes Maldonado Díaz y Vinicio Maldonado Díaz, junto a otras personas, incluidos parientes, orquestaron un violento atraco a la sucursal de The Royal Bank of Canada, ubicada en la provincia Santiago, en un hecho que estremeció a la sociedad dominicana de la época, escandalizada por enfrentarse por primera vez a un delito bajo estas condiciones.

Según los relatos históricos, por el crimen perdieron la vida tres empleados y alrededor de siete colaboradores de la institución fueron encerrados en la bóveda principal en la que casi mueren asfixiados.

Los criminales lograron huir con un botín de unos 149,268 pesos, pero la libertad no duró mucho, ya que en las siguientes 24 horas cada uno fue detenido. Luego de su juicio en diciembre de ese mismo año, los hermanos Maldonado fueron condenados a 30 años de prisión, pero estos fueron fusilados por órdenes de Rafael Leonidas Trujillo, en el sector Los Platanitos o ensanche San Rafael de Santiago, alegando «intento de fuga».

¿Qué pasó ese día?

Es el 6 de noviembre de 1954, un día cotidiano en la calle Presidente Trujillo (hoy calle El Sol). Poco después de que el The Royal Bank abriera sus puertas, siete personas ingresan al lugar alrededor de las 9:05 de la mañana.

Según algunas versiones iban vestidos de militares, otros dicen que portaban finos trajes y maletines en mano, lo que es un hecho es que con su apariencia lograron engañar al personal del banco alegando que funcionarios gubernamentales y se encontraban allí por una investigación oficial.

Luego de presentarse con el gerente, los criminales disfrazados lograron que la bóveda del banco les fuese abierta. Allí comienza la acción, los asaltantes empezaron a recolectar los frutos de su treta, llevándose el dinero y dejando encerrados a unos siete empleados.

Se marchan los criminales a bordo de un Ford negro, modelo 1951. Sus nombres quedaron marcados en la historia a partir de ese momento: Eudes Maldonado Díaz y su hermano Vinicio; sus parientes cercanos Félix Orlando, Ramón Emilio, Horacio Nelson y Evaristo Benzán Carmona, José A. López, Luis Emilio Sosa, Cristóbal Martínez Otero y Bienvenido Antonio Pichardo Seleme.

Víctimas fueron estranguladas

Las víctimas que murieron durante el elaborado y aparatoso asalto fueron Francisco Antonio Persia Rodríguez y José Manuel Fernández Núñez, quienes alegadamente se desempeñaban como mensajeros del banco. El primero fue encontrado con signos de violencia y estrangulado en el interior de un sanitario y el segundo fue hallado en condiciones similares en un armario de archivo.

El otro fallecido por el suceso fue Julio Zeller, contador y subgerente del banco, quien fue raptado por los asaltantes y luego fue hallado estrangulado con un grave golpe en la cabeza que le hundió un hueso del cráneo.

En el caso de los siete empleados en la bóveda, estos permanecieron atrapados por alrededor de una hora. Para sacarlos, las autoridades utilizaron un soplete de acetileno, con el que se hizo una abertura a través del acero.

La historia se repite, pero sin muertos

A las 4:36 minutos de la tarde de este 3 de junio, los hermanos Richard Michel Estrella Arias (25 años) y Jorge Luis Estrella Arias (36), irrumpieron en la sucursal del Banco Popular, ubicada en la intersección de la avenida Gregorio Luperón y la calle Olof Palme, en el Distrito Nacional. 

Los hermanos se hicieron acompañar de su primo, Eddy Enmanuel Segura Arias, de 26 años, y de su amigo, Johan Eduardo Belliard Aybar, de 24. 

En dos minutos y ocho segundos lograron doblegar al seguridad de la entidad bancaria, cargar con un millón 600 mil pesos y escapar de la escena, sin que ninguna persona resultara lesionada. 

Cuatro días después, este viernes 7 de junio, policías mataron a Richard Michel y a Johan Eduardo, en supuestos intercambios de disparos, mientras que Jorge Luis y Eddy Enmanuel optaron por entregarse. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta