Lupus, la enfermedad autoinmune que ataca a mujeres de entre 20 y 50 años

149
0
Compartir

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es, hoy por hoy, una enfermedad incurable del sistema inmunitario. Según define la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), se trata de una patología que identifica de manera errónea células propias como extrañas.

Esto desencadena en la producción de anticuerpos contra el propio organismo de forma excesiva en el torrente sanguíneo. Por consiguiente, se genera inflamación y daño en las articulaciones, músculos y otros órganos.

El lupus puede tener diferentes detonantes y sus síntomas son muy diversos, «llegando a imitar a otras enfermedades como la Artritis Reumatoide o la Esclerosis Múltiple», según la Federación Española de Lupus (FELUPUS).

Esta enfermedad no tiene causa conocida, explican desde la federación, aunque la investigación evidencia la implicación de factores genéticos, hormonas e infecciones incluso víricas.

Dado que presenta una gran variedad de síntomas, el lupus puede pasar desapercibido para médicos de familia y especialistas, retrasándose así el diagnóstico. Un factor que puede ser crucial para el tratamiento temprano de la enfermedad, aseguran desde FELUPUS.

SÍNTOMAS MÁS COMUNES

Según los expertos, no todas las personas presentan exactamente los mismos síntomas, pero sí existen algunos comunes en la enfermedad:

Dolor en músculos y articulaciones

Eritemas permanentes en las mejillas

Problemas de riñón

Fatiga extrema y debilidad

Ulceras bucales o nasales

Riesgo de abortos espontáneos

Pérdida de pelo

Eritemas solares

Depresión

Síntomas gripales y/o sudoraciones nocturnas

Inflamación de los tejidos que recubren órganos internos con dolor abdominal o pectoral

Mala circulación sanguínea

Problemas hematológicos como la anemia

Ataques, enfermedad mental u otros problemas cerebrales

Dolores de cabeza, migrañas

Entre ellos, el dolor muscular y el cansancio extremo son los más habituales.

TIPOS DE LUPUS

Esta patología puede desarrollarse en cualquier persona, pero los expertos apuntan a que lo sufren con más frecuencia mujeres de entre 20 y 50 años.

Más allá de la descripción general, la AEDV expone los diferentes tipos de Lupus que existen:

1. Lupus Eritematoso Sistémico

El más frecuente y puede afectar a muchos órganos del cuerpo. Puede ser difícil de diagnosticar ya que no existen dos pacientes que expresen los mismos problemas. Además, sus síntomas pueden confundirse con otras enfermedades.

2. Lupus Eritematoso Cutáneo

Es el lupus eritematoso que afecta a la piel.

3. Lupus Eritematoso Medicamentoso o Secundario

Ocurre como reacción a determinados fármacos y puede expresarse de dos maneras. O bien se desarrolla con síntomas similares al Lupus Eritematoso Sistémico de forma leve, o con una erupción en la piel muy similar al cutáneo.

4. Lupus Neonatal

Es un tipo poco frecuente que afecta al recién nacido. Puede aparecer en los hijos de madres con lupus. Los síntomas, en este caso, se desarrollan a menudo en forma de lesiones cutáneas y, con menos frecuencia, aparecen alteraciones del ritmo cardíaco. Sin embargo, los problemas suelen desaparecer entre los 6 y 8 meses de edad, cuando el cuerpo del bebé elimina por completo los anticuerpos maternos.

Desencadenantes

Según la Federación Española de Lupus, existen ciertas situaciones que pueden ser claves para aquellas personas susceptibles de padecer esta enfermedad:

En la pubertad

Durante la menopausia

Al dar a luz

Después de una infección vírica

Con la exposición solar

Como resultado de un trauma

Después de un tratamiento prolongado con ciertos medicamentos

TRATAMIENTOS

Aunque no existe una cura, la Federación explica que existen terapias para controlar la enfermedad con un programa de tratamiento, lo que permite a la mayoría de los afectados mantener una expectativa de vida normal.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINES), Aspirina, etcétera

Los AINES están indicados para enfermos que sufren principalmente dolor muscular y articular. La aspirina, heparina o sintron son tratamientos anticoagulantes.

Anti-palúdicos

Ayudan a enfermos con afectación cutánea y articular. Desde la federación señalan que estos medicamentos pueden resultar eficientes para un lupus moderadamente activo y evitan el uso de esteroides. La hydroxicloroquina y el mepacrine son las más comunes.

Los esteroides

Como la prednisona, los esteroides han sido de una importancia vital en el tratamiento del lupus y han salvado vidas. Son muy efectivos contra la inflamación y para desactivar las fases activas de la enfermedad.

Inmunosupresores

Se utilizan en los casos más severos. Los más comunes son: metotrexate, azatioprina y ciclofosfamida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta