Publicaron el mapa más completo del epigenoma humano para avanzar en la medicina personalizada

333
0
Compartir

Es el cifrado de los compuestos químicos y proteínas, o etiquetas químicas, que pueden unirse al ADN y dirigir acciones tales como la activación o desactivación de genes, clave para hallar tratamientos para distintas enfermedades

Uno de los temas centrales en los que la ciencia moderna se está enfocando es la medicina personalizada, con el fin de buscar mejores tratamientos y avanzar en enfermedades que todavía no los tienen.

Así, un equipo equipo científico internacional, en el que ha participado el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, logró obtener el mapa más completo del epigenoma humano, que comprende todos los compuestos químicos que se han agregado a la totalidad del ADN como una forma de regular la actividad o expresión de todos los genes dentro del genoma.

Según especifica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, los compuestos químicos del epigenoma no son parte de la secuencia del ADN, pero están en el ADN o unidos a él (“epi” significa por encima en griego). Estas modificaciones epigenéticas permanecen a medida que las células se dividen y, en algunos casos, pueden heredarse de generación en generación. Las influencias del ambiente, como la dieta de una persona y su exposición a contaminantes, también pueden afectar el epigenoma.

Este mapa obtenido comprende todos los compuestos químicos que se han agregado a la totalidad del ADN de una personaEste mapa obtenido comprende todos los compuestos químicos que se han agregado a la totalidad del ADN de una persona

Para entender cómo funciona, los cambios epigenéticos pueden ayudar a determinar si los genes están activados o desactivados y pueden influir en la producción de proteínas de ciertas células, asegurando que solo se produzcan las proteínas necesarias. Por ejemplo, las proteínas que promueven el crecimiento de los huesos no se producen en las células musculares. Los patrones de modificación epigenética varían entre individuos, diferentes tejidos en un individuo e incluso diferentes células.

El trabajo, que publica hoy la revista ‘Cell’ y que encabeza el investigador Roderic Guigó, es un amplio mapa que incluye información de ambas copias de los cromosomas de cada persona por lo que, por primera vez, se podrá discernir el impacto de las variantes genéticas heredadas del lado materno o paterno. Los investigadores precisan en su trabajo que han utilizado los datos del estudio para identificar y localizar más de un millón de variantes específicas en uno de los dos cromosomas.

El epigenoma es un conjunto de compuestos químicos, incluidas las proteínas, en contacto con el ADN, que modifican el genoma de manera que le dice qué tiene que hacer, dónde y cuándo, y por eso una célula neuronal en el cerebro y una célula muscular en el corazón tienen formas, tamaños y funciones diferentes a pesar de tener el mismo manual de instrucciones. Así, cuando una persona comienza desarrollarse a partir de una única célula, todas las células multiplicadas, que comparten el mismo manual de funcionamiento original, van a leer distintos pasajes del libro de la vida expresado en nuestro genoma de más de 3000 millones de letras químicas. Algunas se convierten en neuronas del cerebro, y otras leen otros pasajes que dan lugar a células del músculo, del corazón o de cualquier otro órgano. En concreto, este estudio viene a presentar el mapa más completo de cómo se elige leer este libro de la vida: el epigenoma.

Los cambios en el epigenoma trasciende en las futuras generacionesLos cambios en el epigenoma trasciende en las futuras generaciones

Guigó ha detallado que cuando las células se especializan en lo que van a desarrollarse finalmente, su epigenoma comienza a cambiar y divergir de otros tipos de células, y cuando las células especializadas se dividen, gran parte de su epigenoma se transmite a la siguiente generación de células, lo que resulta en tejidos enteros con un conjunto único de modificaciones genómicas, también conocidas como “marcas” epigenómicas.

Los cambios en el epigenoma pueden causar o ser el resultado de enfermedades, por lo que trazar las ubicaciones y comprender la función de las marcas epigenómicas es fundamental para la biología humana. “La creación de mapas epigenómicos de cada tejido es vital para el futuro de la medicina personalizada, ya que algún día puede permitir a los médicos determinar la salud de una persona o predecir la reacción de un paciente a un fármaco”, señaló Guigó.

Este equipo de científicos ha logrado catalogar el epigenoma humano de manera comprensiva, trazando toda la colección de sus marcas en más de 25 tipos diferentes de tejidos en todo el cuerpo humano, lo que se considera el mapa más completo del epigenoma humano hasta la fecha. “Cada individuo es único y tiene un grado de variación, lo que significa que el epigenoma de mi hígado diferirá del suyo a pesar de que es el mismo tejido. En un estado de enfermedad, estos cambios serán aún más pronunciados, y este nuevo recurso nos ayudará a medir estas diferencias para comprender los mecanismos de la enfermedad”, ha aclarado Guigó.

Los avances en este descubrimiento pueden ayudar a desarrollar mejores fármacos o nuevos para enfermedades que no los tienenLos avances en este descubrimiento pueden ayudar a desarrollar mejores fármacos o nuevos para enfermedades que no los tienen

El conjunto de datos ha sido generado secuenciando los genomas de cuatro donantes y estudiando la actividad de todos los genes y sus regiones reguladoras en 30 tipos diferentes de tejidos, incluyendo datos de tejidos difíciles de obtener, como el pulmón.

De media, una persona tiene entre 4 y 4,5 millones de mutaciones, pero es difícil saber cuáles son dañinas. Este recurso nos permite por primera vez saber qué mutaciones ha heredado alguien de mamá y papá, y entender cuáles pueden tener un posible impacto en la salud”, ha resumido la investigadora Beatrice Borsari, que llevó a cabo el trabajo durante su doctorado en el Centro de Regulación Genómica en Barcelona y actualmente es investigadora en la Universidad de Yale (EEUU).

Según la investigadora, este mapa, denominado EN-TEx, supera una de las limitaciones del genoma de referencia original publicado en el año 2003, que se ensambló usando solo una copia de cada cromosoma, lo que significa que las variantes genéticas que son específicas de una de las dos copias de un cromosoma, conocidas como variantes alelo-específicas (AS), se omitieron o se representaron incorrectamente. Las sucesivas iniciativas a gran escala, como los proyectos ENCODE o GTEx, utilizaron el genoma de referencia como base para sus hallazgos y tampoco incluyeron estos tipos de variantes genéticas.

Los científicos han logrado catalogar el epigenoma humano de manera comprensiva, trazando toda la colección de sus marcas en más de 25 tipos diferentes de tejidos (Gettyimages)Los científicos han logrado catalogar el epigenoma humano de manera comprensiva, trazando toda la colección de sus marcas en más de 25 tipos diferentes de tejidos (Gettyimages)

Aprovechando los datos en EN-TEx, los investigadores han utilizado el aprendizaje automático para construir una herramienta que detecta cómo ciertas secuencias de ADN influyen en el comportamiento de los genes en los tejidos midiéndolos a partir de una muestra de sangre, una herramienta útil para desarrollar nuevas terapias y tratamientos para tejidos difíciles de estudiar, como el corazón o el pulmón. Otra aplicación importante de EN-TEx es poder predecir el comportamiento de una clase de proteínas que modifican el genoma conocidas como factores de transcripción.

Las mutaciones o cambios en la regulación de los factores de transcripción pueden conducir a una amplia gama de enfermedades, incluyendo el cáncer, los trastornos metabólicos y trastornos inmunes, por lo que los factores de transcripción son dianas terapéuticas de gran relevancia.

Una limitación del recurso es que solo cuatro personas de ascendencia europea fueron perfiladas para la generación de los datos, por lo que los investigadores apuestan por ampliar su estudio para abarcar a más personas con genealogías más diversas. Por eso, más ciencia y más novedades se esperan en el corto plazo.

Fuente-infobae.

No hay comentarios

Dejar una respuesta