Viuda de Navalny promete mantener su lucha contra el Kremlin y castigar a Putin por su muerte

302
0
Compartir

La repentina muerte de Navalny fue un golpe devastador para muchos rusos que habían depositado sus esperanzas para el futuro en el enemigo más acérrimo de Putin

La viuda del líder de la oposición rusa Alexei Navalny prometió el lunes continuar con su lucha contra el Kremlin, al tiempo que las autoridades le negaron a la madre de Navalny el acceso a una morgue donde se cree que su cadáver está retenido tras su muerte la semana pasada en una colonia penal del Ártico.

Luchando por contener las lágrimas, Yulia Navalnaya acusó al presidente ruso Vladímir Putin de matar a su marido en la remota prisión y prometió castigarlo a él y a otros presuntos perpetradores.

Expandir imagen
Continúan los homenajes al ex opositor ruso (AP)

También arremetió contra las autoridades rusas, afirmando que se negaban a entregar el cadáver a la madre de Navalny para encubrir su presunto asesinato, y se refirió a su supuesto envenenamiento anterior con un agente neurotóxico de la era soviética.

Las autoridades rusas señalaron que aún se desconoce la causa de la muerte de Navalny, ocurrida el viernes. El líder opositor de 47 años se hallaba encarcelado desde enero de 2021, cuando regresó a Moscú tras recuperarse en Alemania de un envenenamiento con una sustancia llamada Novichok, que atribuyó al Kremlin. Había recibido tres penas de prisión desde su detención por una serie de cargos que había rechazado al considerarlos motivados políticamente.

«Están ocultando su cadáver de manera cobarde y mezquina, negándose a entregarlo a su madre y mintiendo miserablemente mientras esperan que desaparezca el rastro de otro Novichok de Putin«, dijo Navalnaya.

Instó a los rusos a unirse a ella «para compartir no sólo la aflicción y el dolor interminable que nos ha envuelto y atenazado, sino también mi rabia«.

«Rabia, ira y odio hacia aquellos que se atrevieron a matar nuestro futuro», dijo. «Me dirijo a ustedes con las palabras de Alexey, en las que realmente creo: No es una pena hacer poco, es una pena no hacer nada. Es una pena dejarse intimidar».

No hay comentarios

Dejar una respuesta