Certificación de buzos ayuda a preservar los arrecifes coralinos

    39
    0
    Compartir

    El buceo oscuba es el deporte acuático turístico de mayor incidencia en los arrecifes coralinos, los cuales protegen las costas contra la erosión y los embates de las olas. El simple hecho de que los buzos anclen o presionen dichos farallones pone en riesgo estos hábitats que sirven de refugio al 25 por ciento de especies marinas, incluyendo las de consumo humano, de gran valor para la pesca.
    El solo tocarlos puede transmitirles bacterias y atrofiarlos.

    Los arrecifes de coral a nivel mundial se encuentran bajo un nivel creciente de amenazas, entre otras razones por el cambio climático y contaminación por plásticos u otros elementos vía fuentes terrestres.

     El solo tocar los arrecifes coralinos puede  afectarlos.

    El solo tocar los arrecifes coralinos puede afectarlos.

    De ahí, la idea crear conciencia y establecer mecanismos entre quienes practican dicha actividad, con miras a que su accionar sea de forma sostenible para la preservación de esas valiosas rocas que toman hasta cien años para su desarrollo pleno.

    Jonathan Delance, coordinador del Proyecto de Biodiversidad Costera y Turismo, de Medio Ambiente, afirma que para garantizar la conservación de esos ecosistemas desde 2018 en el país se comenzaron a certificar los centros de buceos a través de “Green Fins” o (Aletas verdes).

    Prácticas amigables

    Esta iniciativa internacional gratuita surgió de la necesidad de encontrar prácticas amigables con el medio ambiente desde los negocios que promueven el buceo como atractivo ecoturístico.

    “La idea salió del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) conjuntamente con la ONG Reef World , e inició en el Pacífico. Aquí arrancó en junio del pasado año entre el Ministerio de Medio Ambiente, Reef Check Dominicana, los Auxiliares Navales y la Armada de República Dominicana, más tarde se involucró al Centro para la Conservación y Ecodesarrollo de la Bahía de Samaná ”, detalló Delance.

    “Hay dos cosas importantes con la certificación y es que el turista tiene una experiencia enriquecedora y además se convierte en multiplicador de la conciencia ambiental”, puntualizó Delance. Entre los primeros centros certificados citó la escuela de buceo en Boca Chica, Bayahíbe, Samaná y Monte Cristi, como destinos utilizados que utilizan la biodiversidad como atractivo turístico.

    A partir de la certificación de buceos, afirma que las entidades autorizadas están sujetas a orientar y crear conciencia ambiental previa al ejercicio.

    Compromiso

    “Los centros están obligados a informar sobre el proceso a los usuarios, decirles cuáles son los peces locales y darles a conocer las normas para ser amigables con el medio ambiente, como es el cuidado del anclar, acto que en ocasiones pone en riesgo a los corales, recurso que se lleva décadas para reproducirse”, comentó Delance, tras mencionar parte de las ventajas de la certificación por parte de Green Fins, ya que permite participar en las ferias internacionales de buceo, se promocionan los diez centros más amigables con el medio ambiente a nivel mundial, y los que logren mejor puntuación forman parte de esta dinámica.

    De interés

    1- Anclaje
    Si un buzo ancla o ata a los farallones de corales puede destruir 200 años de trabajo.
    2- Regulación
    Reconoce las prácticas sostenibles o amigables con el medio ambiente.

    No hay comentarios

    Dejar una respuesta