Cuáles son las peligrosas 6 enfermedades que transmiten las garrapatas

336
0
Compartir

Desde el síndrome de alfa-gal hasta el virus Powassan, estas patologías están presentes en Estados Unidos y otras latitudes de América. Incluso, alcanzaron cifras preocupantes, según los expertos. Cómo se transmiten y cuál es el tratamiento para cada una

“Cada año vemos más enfermedades transmitidas por garrapatas en Estados Unidos y más personas expuestas a ellas”, afirmó Charles “Ben” Beard, subdirector de la División de Enfermedades Transmitidas por Vectores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Te puede interesar:Las muertes por calor en Sudamérica subieron un 160% en los últimos 20 años

Las garrapatas, más conocidas por propagar la enfermedad de Lyme, albergan eficazmente muchas bacterias, parásitos y virus nocivos que pueden infectar a las personas cuando se prenden para alimentarse de sangre. Estos minúsculos artrópodos parecidos a las arañas transmiten agentes que causan al menos 16 enfermedades en EEUU, y muchas más en todo el mundo.

En el país norteamericano, la temporada de garrapatas no sólo está empezando antes, sino que se está convirtiendo en un acontecimiento que dura todo el año. Aunque de abril a septiembre suelen ser los meses más activos, los molestos parásitos de ocho patas pican a personas y animales mucho antes de lo esperado. El aumento de las picaduras de garrapata está provocando un incremento de diversas enfermedades transmitidas por estos arácnidos, incluidas algunas que antes eran poco frecuentes.

Las picaduras de garrapata pueden transmitir agentes patógenos peligrosos que desencadenan diversas enfermedades / Foto: Patrick Pleul/dpaLas picaduras de garrapata pueden transmitir agentes patógenos peligrosos que desencadenan diversas enfermedades / Foto: Patrick Pleul/dpa

El cambio climático es otro de los culpables. Los cambios en la lluvia y la temperatura han transformado regiones con bajos índices de enfermedades transmitidas por garrapatas en lugares más apetecibles para que vivan los parásitos. Además, las condiciones más cálidas hacen que las garrapatas se despierten antes de su letargo invernal y tengan más tiempo para picar a los mamíferos cercanos.

Te puede interesar:Publicaron el mapa más completo del epigenoma humano para avanzar en la medicina personalizada

Lo mejor que podemos hacer es estar al tanto de cómo circulan las garrapatas. Aunque no vivamos en el noreste, podemos correr el riesgo de contraer otras enfermedades transmitidas por garrapatas. Saber a qué hay que estar atento en primavera, verano e incluso en las otras estaciones puede ayudar a tratar y prevenir potencialmente las picaduras y sus enfermedades.

1. Babesiosis

La Clínica Mayo precisa que “a pesar de que se han encontrado cientos de especies de garrapatas en todo el mundo, se sabe que menos de 60 muerden y trasmiten enfermedades a los humanos”La Clínica Mayo precisa que “a pesar de que se han encontrado cientos de especies de garrapatas en todo el mundo, se sabe que menos de 60 muerden y trasmiten enfermedades a los humanos”

La babesiosis es una infección parasitaria transmitida por la picadura de garrapatas de ciervo (también conocidas como garrapatas de patas negras). Estas garrapatas tienen el tamaño aproximado de una semilla de amapola y se encuentran en pequeños mamíferos como los ratones de patas blancas que viven en el noreste y el medio oeste superior de EEUU. Minnesota y Wisconsin son dos estados del Medio Oeste con transmisión endémica de babesiosis.

Una vez que el parásito de la babesia entra en el cuerpo humano, se dirige a los glóbulos rojos. Los parásitos infectan y destruyen los glóbulos rojos forzando la ruptura de su membrana celular. La enorme pérdida de glóbulos rojos puede, con el tiempo, causar anemia hemolítica.

Te puede interesar:Seis de cada diez adultos peruanos padecen de obesidad o sobrepeso: la mayoría no toma conciencia de los riesgos que conlleva esta epidemia del siglo XXI

La babesiosis es tratable. Según los expertos, el médico prescribirá un tratamiento antibiótico de siete a diez días si la enfermedad es grave. Algunas personas corren mayor riesgo de sufrir complicaciones derivadas de la anemia -inmunodeprimidos, personas sin bazo y recién nacidos- y pueden necesitar transfusiones de sangre u otros cuidados de apoyo.

2. Enfermedad de Lyme

Especialmente los niños se topan frecuentemente con algunos de los animales hematófagos, que se alimentan de la sangre. Ya sea durante caminatas, entre pastos altos o en un bosque (Getty Images)Especialmente los niños se topan frecuentemente con algunos de los animales hematófagos, que se alimentan de la sangre. Ya sea durante caminatas, entre pastos altos o en un bosque (Getty Images)

La enfermedad de Lyme también se transmite a través de las garrapatas del ciervo. “Estas garrapatas portan y propagan múltiples enfermedades”, explicó en diálogo con la revista Popular Science, Chad Cross, investigador de la Universidad de Nevada, Las Vegas, que estudia los parásitos y las enfermedades transmitidas por vectores. “Si te pica una, siempre existe la posibilidad de infectarte por más de un agente patógeno al mismo tiempo”.

Mientras que la estimación de los CDC muestra 476.000 casos de enfermedad de Lyme en EEUU cada año, Cross afirma que hay “al menos 10 veces más casos de enfermedad de Lyme de los que realmente se notifican” al departamento. Una de las razones de esta discrepancia es que la mayoría de los casos son asintomáticos.

Cuando las personas muestran síntomas, la fatiga y los escalofríos que presentan pueden confundirse con otra afección. Si no se trata, existe el riesgo de desarrollar problemas neurológicos como parálisis facial y lesiones nerviosas en las extremidades. El lyme crónico también puede dar lugar a una serie de problemas persistentes, muchos de los cuales son aún menos conocidos.

La mayoría de los casos tempranos de enfermedad de Lyme son curables con un régimen de dos a cuatro semanas de antibióticos orales como doxiciclina y amoxicilina. Sin embargo, algunos pacientes pueden seguir padeciendo dolor, fatiga y problemas de concentración seis meses después del tratamiento.

3. Anaplasmosis

La erliquiosis y la anaplasmosis son enfermedades similares transmitidas por garrapatas que causan síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, dolores musculares y dolor de cabeza / Foto: Patrick Pleul/dpaLa erliquiosis y la anaplasmosis son enfermedades similares transmitidas por garrapatas que causan síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, dolores musculares y dolor de cabeza / Foto: Patrick Pleul/dpa

La anaplasmosis se manifiesta en los seres humanos como una enfermedad similar a la gripe. La bacteria está presente en las garrapatas de ciervo del noreste y el medio oeste de EEUU. La garrapata de patas negras occidental, más frecuente en la costa de California, Oregón y Washington, también puede propagar el patógeno. Ha habido una tendencia al alza de los casos de anaplasmosis, de 348 casos en 2000 a 5.655 casos en 2019.

De forma similar a la enfermedad de Lyme, las personas que desarrollan anaplasmosis desarrollan síntomas inespecíficos como fiebre y dolores musculares. Si no se trata, puede volverse fatal con algunos desarrollando problemas graves de sangrado y falla orgánica. Para Andrew Handel, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de Stony Brook Medicine, la doxiciclina es la opción terapéutica más eficaz.

4. Infección por el virus Powassan

Como es muy poco frecuente, no es tan conocida como otras infecciones que pueden transmitir las garrapatas de los ciervos, como la enfermedad de Lyme (Getty Images)Como es muy poco frecuente, no es tan conocida como otras infecciones que pueden transmitir las garrapatas de los ciervos, como la enfermedad de Lyme (Getty Images)

Tres especies de garrapatas son portadoras del virus Powassan: la garrapata marmota, la garrapata ardilla y la garrapata del ciervo. De ellas, esta última es la que suele picar e infectar a los humanos. Casi todos los casos de este raro virus se han producido en la región del Noreste y los Grandes Lagos de EEUU.

El virus provoca síntomas leves como dolor de cabeza, vómitos y fiebre. Para cuando se hace el diagnóstico, Handel dice que aproximadamente la mitad de los pacientes presentan algún tipo de déficit neurológico. Las personas también pueden seguir mostrando problemas neurológicos, como cefaleas crónicas y problemas de memoria tras la recuperación.

Dado que sólo se dan entre 20 y 30 casos al año, Handel afirma que no hay mucha investigación médica sobre cómo tratarla. No hay cura ni antivirales para tratar el virus Powassan. En su lugar, las personas infectadas reciben líquidos, medicamentos sin receta y otros cuidados de apoyo para aliviar los síntomas mientras el sistema inmunitario combate la infección.

5. Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas puede ser mortal si no se trata en su etapa inicial con el antibiótico correcto (Getty Images)La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas puede ser mortal si no se trata en su etapa inicial con el antibiótico correcto (Getty Images)

Hay dos garrapatas, principalmente, responsables de la propagación de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas: la garrapata de la madera de las Montañas Rocosas y la garrapata americana del perro. Según Cross, esta última es muy común en el Este, mientras que la garrapata de madera de las Montañas Rocosas se encuentra en el Oeste.

A pesar de su nombre, Cross afirma que la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas se encuentra más en el este y el sur que en la propia región de las Montañas Rocosas. La garrapata marrón del perro, menos común, también ha causado varios casos a lo largo de la frontera entre EEUU y México. La enfermedad forma parte de un grupo más amplio de dolencias que afectan a miles de personas en los Estados Unidos cada año.

El signo más notable es una erupción en forma de manchas rojas o puntos puntiformes en los tres primeros días tras la picadura. Si se trata con doxiciclina o un agente antibacteriano en el plazo de uno a cuatro días, los síntomas no empeoran. De lo contrario, la enfermedad puede ser mortal.

Después de una semana, Cross dice que las personas pueden desarrollar inflamación en el cerebro, problemas respiratorios potencialmente mortales y un estado similar al coma. Los que se recuperan de una enfermedad grave pueden quedar con discapacidad permanente, como parálisis o amputación de miembros.

6. Síndrome alfa-gal

El síndrome de alfa-gal (AGS, por sus siglas en inglés) (también llamado alergia a alfa-gal, alergia a las carnes rojas o alergia a las carnes causada por una picadura de garrapata) es una reacción alérgica grave y potencialmente mortal (REUTERS)El síndrome de alfa-gal (AGS, por sus siglas en inglés) (también llamado alergia a alfa-gal, alergia a las carnes rojas o alergia a las carnes causada por una picadura de garrapata) es una reacción alérgica grave y potencialmente mortal (REUTERS)

La picadura de la garrapata estrella solitaria puede provocar alergia a la carne roja de por vida. Esta afección inusual se origina cuando una persona se vuelve muy sensible a una molécula de azúcar llamada alfa-gal que se encuentra en la mayoría de los mamíferos.

Las personas alérgicas no pueden comer carne roja (el pescado y las aves son seguros) ni productos derivados de mamíferos, como los lácteos y la gelatina. También pueden tener restringido el uso de ciertos medicamentos como la heparina, que utiliza intestinos de cerdo. Una reacción alérgica puede ir desde urticaria y náuseas hasta reacciones más potencialmente mortales, como el shock anafiláctico.

El síndrome alfa-gal ha sido una enfermedad rara pero cada vez más frecuente transmitida por garrapatas. En 2009, solo se notificaron 24 casos de alfa-gal en EEUU. En 2021, se estimaba que la cifra rondaría los 34.000. Aunque la saliva de la garrapata estrella solitaria parece desencadenar la alergia a los mamíferos, se sospecha que las picaduras de garrapata del ciervo también la causan.

Según los CDC, las garrapatas estrella solitaria se han concentrado en gran número en todo el país. Se encuentran en los estados del sureste, este y centro-sur de EEUU, desde Maine hasta el centro de Texas y Oklahoma. Si bien no tiene cura, las personas que padecen la enfermedad tienen que aprender a evitar ciertos alimentos y productos derivados de mamíferos. Los síntomas se tratan con antihistamínicos y corticosteroides.

La prevención de las enfermedades transmitidas por garrapatas

La prevención de picaduras es la medida más eficaz para evitar estas enfermedades. Principalmente hay que evitar el contacto con las garrapatas y, si no es posible evitar las zonas en las que habitan, hacerlo con las medidas de protección adecuadas y uso de repelentes (iStock)La prevención de picaduras es la medida más eficaz para evitar estas enfermedades. Principalmente hay que evitar el contacto con las garrapatas y, si no es posible evitar las zonas en las que habitan, hacerlo con las medidas de protección adecuadas y uso de repelentes (iStock)

Aunque las garrapatas transmiten tres cuartas partes de todas las infecciones transmitidas por vectores, hay mucha menos financiación e investigación que en el caso de los mosquitos, y los esfuerzos para desarrollar vacunas contra estas patologías se abandonaron después de las escasas ventas de la vacuna contra el Lyme.

Pfizer/Valneva anunció la finalización de la segunda fase de los ensayos clínicos de una vacuna candidata para esta enfermedad en abril de 2022, y los investigadores de Yale están trabajando en otra basada en la tecnología del ARNm. Pero por ahora, lo mejor es evitar las picaduras.

Las garrapatas son parásitos sigilosos. La inusual anatomía de las partes de la boca de las garrapatas, junto con una sorprendente gama de sustancias químicas en su saliva, pueden permitirles alimentarse sin ser detectadas durante días.

Las moléculas de la saliva de las garrapatas silencian el dolor y el picor, mientras que las enzimas destruyen el tejido, grabando una cavidad de alimentación. Una sustancia pegajosa ancla la garrapata en la piel, y los anticoagulantes impiden la coagulación. Otras sustancias químicas silencian el sistema inmunitario del huésped.

Los productos que contienen permetrina matan las garrapatas. La permetrina puede usarse en botas, ropa y equipo de campamento, y la protección dura varias lavadas (REUTERS)Los productos que contienen permetrina matan las garrapatas. La permetrina puede usarse en botas, ropa y equipo de campamento, y la protección dura varias lavadas (REUTERS)

Si te pica una garrapata, precisó en diálogo con National Geographic,Thomas Mather, quien dirige elTickEncounter y el Centro de Enfermedades Transmitidas por Vectores de la Universidad de Rhode Island, “la posibilidad de enfermar depende de tres factores: la especie, la ubicación geográfica y el tiempo que la garrapata ha estado incrustada”.

En el noreste y el medio oeste superior de los EEUU la mitad de las garrapatas de ciervo pueden ser portadoras de la enfermedad de Lyme; en el sur y el oeste, menos del 10% la tienen.

Una garrapata que se alimenta suele tardar entre 36 y 48 horas en transmitir una dosis infecciosa de Borrelia burgdorferi, la bacteria de Lyme. Sin embargo, como las garrapatas son portadoras de numerosos patógenos, no existe un tiempo de fijación seguro. Pueden bastar 15 minutos para contraer el virus Powassan.

El repelente, las duchas y la revisión del cuerpo pueden detener las garrapatas (REUTERS)El repelente, las duchas y la revisión del cuerpo pueden detener las garrapatas (REUTERS)

Especialmente durante los meses de mayor presencia de garrapatas, los CDC recomiendan utilizar un repelente de insectos registrado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA); llevar zapatos cerrados y pantalones largos tratados con el insecticida permetrina; meter los pantalones dentro de los calcetines tratados.

Si vas de excursión, lo aconsejable es mantenerse en medio de los senderos, ya que los bordes pueden estar infestados, y no olvidar los protocolos durante las actividades cotidianas. Una vez en casa, meter la ropa en una secadora caliente, hacer una revisión de garrapatas y ducharse. “A menudo es la garrapata que no ves la que te hará enfermar”, alertó Beard.

Si se descubre una garrapata enganchada en la piel, los expertos recomiendan agarrarla cerca de la piel con pinzas y sacarla directamente (no retorcerla) y luego limpiar la picadura con alcohol o agua y jabón.

Fuente-infobae.

No hay comentarios

Dejar una respuesta