Humanidad toma la Luna como plataforma para la exploración espacial

95
0
Compartir

El 20 de julio de 1969, el astronauta Neil Armstrong llegó con la misión Apolo XI a la Luna y “este gran salto para la humanidad” fue visto por 600 millones de personas, gracias a las instalaciones astronómicas en Australia.

La transmisión del alunizaje recaía en la estación de la Nasa de Goldstone en California (EE.UU), así como en el observatorio de Parkes, a unos 360 kilómetros al oeste de Sidney, y la actualmente clausurada estación de rastreo de Honeysuckle Creek, muy cerca de Camberra.

ARQUEOLOGOS DE EEUU HALLAN NAUFRAGIO DEL ÚLTIMO BARCO DE ESCLAVOS AFRICANOS .

En un primer momento, la Nasa saltó entre las imágenes que recibían Goldstone y Honeysuckle Creek en busca de la de mayor calidad, pero después se dio cuenta de que el radiotelescopio de 64 metros de diámetro de Parkes tenía la mejor recepción del alunizaje.

“Los primeros ocho minutos más o menos vinieron de Parkes, pero las imágenes de Armstrong, poniendo un pie en la Luna, provinieron de Honeysuckle Creek”, explicó a EFE John Sarkissian, científico del radiotelescopio de Parkes de la agencia de investigación científica gubernamental australiana Csiro (siglas en inglés).

El tiempo jugó una mala pasada
Pero la transmisión no fue fácil, debido al mal tiempo que jugó una mala pasada al radiotelescopio de Parkes, conocido en esa localidad ganadera como “The Dish” (El Plato), donde poco antes arreció una tormenta y fuertes vientos con ráfagas de 110 kilómetros por hora que sacudieron las instalaciones astronómicas.

“La torre estaba temblando y estábamos angustiados”, recordó en un reciente video conmemorativo de Csiro David Cooke, un anciano de 87 años responsable entonces de los equipos de recepción en Parkes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta