Nayib Bukele: el fin de las pandillas y los derechos humanos

241
0
Compartir

El régimen de excepción del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, con el cual pretende acabar con la delincuencia del país, en realidad está acabando con los derechos humanos.

«El Modelo Bukele» es el nombre de la política de seguridad que se le ha dado al régimen de excepción decretado por el joven y carismático mandatario salvadoreño. Las polémicas medidas con la que se combaten a las pandillas han sido cuestionadas desde su inicio. No obstante, este régimen autoritario también va contra los defensores de los derechos humanos, pero con métodos diferentes. Noah Bullock, presidente de la ONG Cristosal para RFI.

– Hasta ahora en El Salvador, las organizaciones de derechos humanos no se han tenido que cerrar a diferencia de Nicaragua. Sin embargo, en El Salvador hay un acoso administrativo, hay un acoso hacía los  defensores de derechos humanos, que obligan a que las organizaciones tomen decisiones, establecer operaciones afuera del país o bajar el perfil con las esperanza de que no les pase nada. 

¿Y qué sucede con las organizaciones más pequeñas que trabajan a nivel local?

– Otra cosa es la asociación de los defensores más locales, más comunitarios, quienes están defendiendo los intereses de sus comunidades, como el acceso al agua a temas de medio ambiente, incluso quienes han organizado para denunciar los graves abusos de violación de derechos humanos durante el régimen de excepción. A estas personas, sí que han sufrido capturas de miembros de sus familias, detenciones arbitrarias en el marco del mismo estado de excepción. 

Nayib Bukele busca la reelección, algo inédito y prohibido por la constitución del país. Si lo logra, ¿estaría rebasando la última barrera urídica que impediría la perpetuación de su política autoritaria?

– En El Salvador, la constitución es muy contundente y clara en su prohibición absoluta a la reelección inmediato de Presidente. La intención de buscar la reelección, implica para el sistema político salvadoreño, que se está agotando uno de los últimos contrapesos que hay sobre poder ejecutivo. Entonces, el escenario para la sociedad civil, para las organizaciones de derechos humanos, después de potenciar la reelección del presidente es aún más incierto, pero yo confío también de que la capacidad de la sociedad de unirse es muy fuerte y muy grande. Es la fuerza que tenemos entre todos nuestro solidaridad.  

La ONG Cristosal publicó este martes 28 de noviembre de 2023, un informe donde detalla la experiencia de 71 organizaciones en El Savador. El texto detalla cómo la supuesta estrategia con la que se combatiría la delincuencia, estaría dirigida contra toda persona que intente cuestionar al gobierno.  

No hay comentarios

Dejar una respuesta