Un día como hoy hace 30 años salió a la venta el primer «Game Boy»

118
0
Compartir

Hace 30 años, la empresa japonesa Nintendo sacó al mercado un modesto aparato con display verde que tenía 160 x 144 píxeles: el Game Boy.

Todavía no había llegado la era de los smartphones y las tablets, por lo que esa pequeña cajita gris supuso el inicio de un imperio millonario.

En abril de 1989 la Game Boy llegó a las tiendas, y en los primeros tres años Nintendo vendió 32 millones de aparatos.

Sin embargo, cuando nació no era la única videoconsola en el mercado, ni tampoco la que disponía de la técnica más avanzada. Pocos meses después, su competidora Atari sacó al mercado el modelo Lynx, con pantalla en color y mejores gráficos.

A su lado el Game Boy parecía de la Edad de Piedra, comentaban entonces las revistas estadounidenses. Y al año siguiente le siguieron aparatos más avanzados de las firmas Sega y NEC.

En los primeros tres años Nintendo vendió 32 millones de aparatos (Foto: @BountyHuntersG1)
En los primeros tres años Nintendo vendió 32 millones de aparatos (Foto: @BountyHuntersG1)

No obstante, todos ellos llevan tiempo olvidados, mientras que el Game Boy ha pasado a la Historia. Las claves del éxito fueron sobre todo dos: por un lado, la sencillez del dispositivo y por otro, un juego genial que hizo que millones de personas no pudieran levantar el dedo del aparato.

El equipo de creadores liderado por Gunei Yokoi y el patriarca de Nintendo, Hiroshi Yamauchi, sacrificaron conscientemente una pantalla en color y mejores gráficos a una batería que duraba 15 horas, para aumentar la duración del juego. La consola Lynx de Atari, por ejemplo, duraba una tercera parte y necesitaba más pilas, lo que la hacía más pesada y gruesa, y además era el doble de costosa.

Los inicios de la «revolución» 

El matemático moscovita Alexei Pashitnov había programado en su computador Soviet a mediados de la década de los ’80 un juego en el que caían bloques de distintas formas desde la parte superior de la pantalla, que debían girarse rápidamente y encajarse para completar líneas que desaparecían e iban dejando espacio a la caída de nuevos bloques. Pashitnov lo bautizó como «Tetris«, y una autoridad rusa vendió entonces los derechos para PC en Occidente.

Cuando el manager de Nintendo Minoru Arakawa vio el Tetris por primera vez, en ese momento supo que ése era exactamente el juego que necesitaba la empresa. Los japoneses hicieron una oferta millonaria que dejó atónitos a los negociadores rusos.

Arakawa protagonizó incluso una batalla ante los tribunales, pero mereció la pena: la Game Boy y el Tetris se convirtieron en un hit desde su lanzamiento.

Además creó una plataforma de juegos y se ocupó, sin piedad, de que ningún juego en cartucho se produjera fuera de su empresa. En 1997 salió al mercado la Game Boy Color con pantalla en color, de la que se vendieron unos 150 millones de unidades en sus distintas variantes.

Nintendo siguió con la Game Boy Advance y después con la Nintendo DS, su hasta ahora bestseller con unos 155 millones de dispositivos vendidos. Ni siquiera su poderoso competidor Sony pudo con su PSP romper el dominio de Nintendo en el sector de las consolas móviles.

Los rivales de hoy

La era de los teléfonos inteligentes (Foto: Getty Images)
La era de los teléfonos inteligentes (Foto: Getty Images)

Ahora los smartphones y las tablets pueden utilizarse para jugar y hay aplicaciones gratis o por poco dinero, mientras un nuevo juego para las consolas Nintendo sigue teniendo precios elevados.

La bisnieta de la Game Boy, la Nintendo 3DS, se vende a un ritmo cada vez más lento –en la última Navidad se comercializaron 11,6 millones de aparatos-, y se enfrenta a cientos de millones de smartphones que la superan técnicamente.

Nintendo sigue apostando por la fuerza de atracción de figuras populares como Super Mario, Luigi o Zelda para mantener con vida su negocio de las videoconsolas. Sin embargo, los analistas del sector aconsejan al consorcio que abandone el camino heredado y que ofrezca sus videojuegos para smartphones y tablets.

No hay comentarios

Dejar una respuesta