Vivir hasta los 120 años se está convirtiendo en una perspectiva imaginable

243
0
Compartir

Los esfuerzos por retrasar el envejecimiento levantan vuelo

¿Quiere vivir más? Durante siglos, el intento de frenar el envejecimiento ha sido cosa de charlatanes que pregonaban los beneficios del mercurio y el arsénico, o de surtidos de hierbas y píldoras, a menudo con efectos desastrosos. Sin embargo, tras años de intentos fallidos, la idea de un auténtico elixir de la longevidad está tomando vuelo. Detrás de ella hay una camarilla de científicos fascinados y ambiciosos y de multimillonarios entusiastas e interesados. Cada vez son más los ciudadanos de a pie que creen que un comportamiento adecuado y los fármacos adecuados podrían añadir años, o incluso décadas, a sus vidas.

El expresidente Jimmy Carter y su esposa, la ex primera dama Rosalynn Carter, asisten a una recepción en su 75 aniversario de casados, 10 de julio de 2021, en Plains, Georgia. La familia Carter ha dado a conocer que ella padece de demencia, informó el Centro Carter el martes 30 de mayo de 2023. (AP Foto/John Bazemore, Pool, File)

Vivir hasta los 100 años no es algo insólito, pero sigue siendo raro. En Estados Unidos Gran Bretaña, los centenarios representan alrededor del 0,03% de la población. Si los últimos esfuerzos por prolongar la vida alcanzan su potencial, vivir hasta los 100 años podría convertirse en la norma; llegar a los 120 podría convertirse en una aspiración perfectamente razonable.

Y lo que es aún más emocionante, esos años adicionales serían saludables. Hasta ahora, los avances en la prolongación de la vida se han logrado combatiendo las causas de la muerte, sobre todo las enfermedades infecciosas. Aún no se ha frenado el propio proceso de envejecimiento, con sus males concomitantes, como la demencia. Esta vez, esa es la intención.

La idea, como exponemos en nuestro Technology Quarterly, es manipular procesos biológicos asociados al envejecimiento que, cuando se amortiguan en animales de laboratorio, parecen prolongar su vida. Algunos de ellos son conocidos, como restringir drásticamente el número de calorías que consume un animal en el marco de una dieta equilibrada. Llevar una vida tan restringida en calorías es demasiado pedir para la mayoría de la gente, pero los fármacos que afectan a las vías biológicas pertinentes parecen dar resultados similares. Uno de ellos es la metformina, cuyo uso está aprobado contra la diabetes de tipo 2; otro es la rapamicina, un inmunosupresor utilizado en los trasplantes de órganos. Los pioneros están empezando a tomar estos fármacos “sin etiqueta”, por su cuenta o firmando lo que vienen a ser contratos de servicios con una nueva clase de empresas de longevidad.

Otra vía consiste en desarrollar fármacos que eliminen las células “senescentes” que el organismo ya no necesita. Los medios naturales para deshacerse de estas células, al igual que otros mecanismos de reparación, se debilitan con la edad. Echarles una mano no es sólo una cuestión de orden. Las células senescentes provocan todo tipo de disfunciones en sus vecinas sanas. Los fármacos “senolíticos” que las atacan plantean riesgos evidentes: es difícil acabar con un tipo de célula sin afectar a otras. Pero la promesa es clara.

Para los verdaderos creyentes esto es sólo el principio. Grupos de investigadores académicos y comerciales estudian cómo rejuvenecer células y tejidos cambiando los marcadores “epigenéticos” de los cromosomas, que indican a las células qué genes deben activar. Estos marcadores se acumulan con la edad; si se eliminan, las células de un cuerpo de 20 años podrían estar dentro de un cuerpo de 65 años. Imitar la restricción calórica y eliminar las células senescentes retrasaría el envejecimiento. Los partidarios del rejuvenecimiento epigenético afirman que podría detenerlo o invertirlo.

Un motivo de preocupación es el cerebro de las personas. Retrasar el envejecimiento corporal no cambiará el hecho de que el cerebro tiene una capacidad finita y, presumiblemente, está adaptado por selección natural a los periodos de vida convencionales. Esto no tiene nada que ver con la demencia, causada por enfermedades específicas. La sociedad tendrá que encontrar formas de adaptarse al envejecimiento normal de los cerebros: los centenarios, por ejemplo, pueden encontrarse cada vez más ocupados haciendo preguntas a sus asistentes de diario para las que antes habrían recordado la respuesta.

Lo más preocupante es que ninguna de estas ideas se ha probado aún en personas. Esto se debe en parte a que las agencias de aprobación de medicamentos aún no reconocen la vejez como una enfermedad tratable, lo que dificulta el registro de los ensayos. Por su propia naturaleza, estos ensayos deben hacer un seguimiento de miles de personas durante muchos años, lo que aumenta su coste y complejidad. La falta de ensayos también se debe en parte a que muchas de las propuestas iniciales utilizan moléculas sin patente que interesan poco a las empresas farmacéuticas. No obstante, ya hay algunos ensayos en marcha. El ensayo Targeting Ageing with Metformin (tame) hará un seguimiento de 3.000 estadounidenses de entre 60 y 70 años para ver si el fármaco ayuda realmente a la supervivencia en general. Estos estudios requieren tiempo. Pero se necesitan más, y los gobiernos deberían ayudar a realizarlos.

Cualquier avance que haga que la gente viva más tiempo con buena salud y aproveche mejor lo que el mundo ofrece es motivo de alegría. Algunos, al observar el interés de los multimillonarios por las startups que promueven la longevidad, temen que los beneficios vayan a parar principalmente a los ricos, dando lugar a una clase de Übermenschen longevos que se enseñoreen de la gente corriente de corta vida. Pero las tecnologías tienen un historial de difusión y abaratamiento. Es difícil imaginar un privilegio más propenso a desencadenar una rebelión que una clase dirigente que acumula tratamientos contra la edad para escapar del gran nivelador.

El hecho de que mucha gente viva mucho más tiempo tendría amplias ramificaciones. Lo más evidente es que la vida laboral se alargará, como ya ha ocurrido con el aumento de la esperanza de vida, y posiblemente aún más en el caso de las mujeres, que perderán menos tiempo de su carrera por tener hijos, lo que podría reducir la desigualdad en el lugar de trabajo. Con el tiempo podría haber cambios más profundos. Las personas que viven más tiempo pueden preocuparse más por amenazas más lejanas, como el estado del mundo en 2100. La longevidad permite la acumulación paciente de capital, factor de aparición de una clase media. Y las épocas en las que el poder político es ejercido principalmente por hombres jóvenes, como la Edad Media en Europa, tienden a ser más violentas que cuando prevalecen las cabezas más frías y de más edad. Las familias abarcarán aún más generaciones y, presumiblemente, mayores redes de ex, medios hermanos y primos cuartos. ¿Los atomizará o los unirá? ¿El exceso de centenarios marginará a los jóvenes, creará un culto a la juventud o ambas cosas?

Por los siglos de los siglos

La gente aprovechará el elixir de la vida si está disponible. A la selección natural no le interesa la longevidad indefinida per se: los rasgos que mejor se propagan son los que hacen que los organismos sean aptos en la flor de la vida; los que les ayudan a seguir viviendo cuando la reproducción es un recuerdo lejano deben funcionar a través de hijos y nietos. Sin embargo, el impulso visceral de aferrarse a la vida es el rasgo más básico de todos. De hecho, prevalece hoy en día, con un efecto tentador.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Fuente-infobae.

No hay comentarios

Dejar una respuesta