El ultraliberal Javier Milei será el próximo presidente de Argentina

523
0
Compartir

El ultraderechista Javier Milei ganó este domingo la presidencia de Argentina con 55,9% de los votos, contra el 44% que obtuvo su rival, el ministro de Economía peronista Sergio Massa, de acuerdo a resultados parciales oficiales. La disruptiva propuesta libertaria de Milei se impuso con el 88% de las mesas escrutadas y una participación de 76% del padrón electoral de 35,8 millones de votantes, de acuerdo a la Dirección Nacional Electoral argentina.

Milei, el profeta de la dolarización que rompió el molde de la política argentina

Irascible, franco, espontáneo, el economista ultraliberal Javier Milei se dio a conocer gracias a la vehemencia de sus diatribas económicas y rompió el molde del bipartidismo político argentino hasta alcanzar la Presidencia este domingo con la promesa de la dolarización.

Con declaraciones en contra de la «casta política parasitaria y chorra [ladrona]», el libertario convenció a más de la mitad de los argentinos de «dinamitar» el Banco Central, reducir el tamaño del Estado y recortar el gasto público.

Argentina navega por una inflación anual de tres dígitos y una pobreza que toca al 40% de su población. Es en el contexto de estos pesares económicos que los votantes eligieron su disruptivo programa en lugar de la propuesta de su rival, el ministro de Economía Sergio Massa, un peronista de centro.

«Las propuestas de Milei de levantar la Argentina nos dan la esperanza de quedarnos porque los jóvenes, si esto sigue así, tienen la idea de irse del país», comentó a la AFP Carolina Carabajal, de 20 años.

Milei niega que exista una brecha salarial entre hombres y mujeres, considera el aborto un asesinato y estima que «las políticas que culpan al ser humano del cambio climático son falsas».

También rechaza el consenso de 30.000 desaparecidos durante la última dictadura (1976-1983) establecido por organizaciones de derechos humanos, al estimar en menos de la tercera parte esa cifra.

Con propuestas como estas, que antes en Argentina «eran marginales y ahora se volvieron centrales», se convirtió en un líder de «una relevancia pública inusitada para la derecha más dura en Argentina», dijo a la AFP Gabriel Vommaro, politólogo de la Universidad de San Martín.

«Habla como yo»  

Milei canalizó la rabia de quienes están decepcionados del peronismo, la corriente política que ha marcado la historia de Argentina desde los años 1940 creada en torno de la figura del militar populista Juan Domingo Perón.

«La gente empieza a escuchar a un señor indignado que parece enajenado, y piensa ‘finalmente alguien habla como yo’, porque tiene la franqueza de decir las cosas», señaló Belén Amadeo, politóloga de la Universidad de Buenos Aires, a la AFP.

Sin embargo, su estilo inicialmente muy confrontativo no sobrevivió más allá de la primera vuelta electoral de octubre, en la que sacó 30% de los votos.

Debió buscar acuerdos y, para eso, apagar sus incendiarias declaraciones. Así consiguió el apoyo de la conservadora y anterior rival, Patricia Bullrich, y el beneplácito del expresidente liberal Mauricio Macri (2015-2019).

Milei «ha venido a representar a muchos ciudadanos de pie que se cansaron», dijo Macri en un diálogo con el centro de estudios Wilson Center de Washington.

De cabellera abundante y alborotada por la cual es apodado «el Peluca», el presidente electo de 53 años es con frecuencia tildado también de «loco».

A estos motes, él respondía durante la campaña: «¿Sabe cuál es la diferencia entre un genio y un loco? El éxito».

No hay comentarios

Dejar una respuesta