Los costos de atención de la demencia pueden agotar rápidamente los ahorros de las personas en EEUU, según un estudio

181
0
Compartir

Más del 75% de los adultos mayores con demencia pagaron a ayudantes para que les ayudaran con las tareas diarias, como vestirse, bañarse, lavar la ropa, comprar comestibles y hacer otros mandados, encontraron los investigadores

(HealthDay News) — La atención de la demencia puede consumir los ahorros de las personas mayores con problemas de liquidez, advierte un estudio reciente.

El adulto mayor promedio con demencia en centros de atención residencial que no son de enfermería gastaba un 97 por ciento de sus ingresos mensuales en atención a largo plazo, encontraron los investigadores. Mientras tanto, los que viven en hogares de ancianos gastan casi el 83% de sus ingresos mensuales en su atención, según muestran los resultados.

«Debido a que la demencia es una enfermedad tan costosa, en realidad está en una categoría propia cuando empezamos a pensar en la financiación de la atención a largo plazo», señaló la autora principal del estudio, Jalayne Arias, profesora asociada de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Estatal de Georgia.

«Nuestro estudio muestra que si se compara a las personas con demencia con sus contrapartes de la misma edad, experimentan unos costos que son insostenibles de gestionar», añadió Arias en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, los investigadores analizaron datos de una muestra nacional de más de 4,500 adultos a partir de los 70 años de edad, y se enfocaron específicamente en los gastos de bolsillo para la atención de la demencia.

«Es realmente sorprendente ver que el individuo [promedio] con demencia básicamente destina casi todos sus ingresos a la atención a largo plazo», señaló el investigador principal, Jing Li, profesor asistente de economía de la salud de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Washington. «Oímos hablar de esto anecdóticamente, pero obtener la confirmación de eso a partir de los datos es realmente preocupante».

En promedio, los adultos mayores con demencia pagaron $3,090 al mes de su bolsillo por la atención residencial no relacionada con la enfermería en lugares como un centro de vida asistida, y $3,849 al mes en hogares de ancianos completos, muestran los resultados.

En comparación, los adultos mayores sin demencia gastaron un promedio de $2,801 al mes en atención residencial no relacionada con la enfermería y $2,176 al mes en hogares de ancianos.

Independientemente de dónde estuvieran, más de tres cuartas partes de los adultos mayores con demencia pagaron a ayudantes para que les ayudaran con las tareas diarias, como vestirse, bañarse, lavar la ropa, comprar comestibles y hacer otros mandados, encontraron los investigadores.

Más de la mitad (56%) pagó un promedio de $1,000 al mes a estos ayudantes, según muestran los resultados.

El nuevo estudio aparece en una edición reciente de la revista Journal of the American Medical Directors Association.

Estos hallazgos podrían ayudar a los legisladores estatales y federales mientras lidian con el creciente costo de atender a la población que envejece en Estados Unidos, señalaron los investigadores.

Por ejemplo, el estado de Washington estableció el primer programa público de seguro de atención a largo plazo del país en 2019, pero los beneficios tienen un límite de $36,500 cuando se ajustan a la inflación.

Eso cubriría solo dos años de gastos de bolsillo para la persona promedio con demencia que vive en un hogar de ancianos, o un solo año en un centro de vida asistida.

“Dados los costos asociados con los centros de atención residencial, como los hogares de ancianos y los centros de vida asistida, aumentar los fondos para la atención en el hogar y en la comunidad es una forma prometedora de reducir la carga financiera que la atención a largo plazo impone a los adultos mayores, en particular a los que tienen demencia”, anotaron los investigadores.

Más información: La Alzheimer’s Association ofrece más información sobre la planificación de los costos de la atención.

No hay comentarios

Dejar una respuesta