Choque de ideas entre economistas por propuesta de devolución de acciones de Barrick al BC

92
0
Compartir

La propuesta del economista Luis Manuel Piantini para que el gobierno devuelva al Banco Central las acciones que tiene en la Barrick Gold y con esos recursos hacer frente a la creciente deuda generada por la emisión de certificados es considerada errónea por el también profesional de la economía, Luis M. Vargas.

Vargas quien a su vez es investigador del Centro de Estudios Económicos y Sociales, Padre José Luis Alemán, en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), opina que la propuesta del destacado economista y ex diplomático Piantini es bien intencionada, pero no resuelve la crisis de la gestión de la moneda nacional “y, en particular, la escalada vertical de los valores en circulación cada mes”.

Piantini plantea que el balance de la deuda generada por los certificados en el BC ya va por US$18,000 millones y ese un problema que necesita una solución, la cual ve está solo en su propuesta. No ve otra.

Para avalar que la propuesta de Piantini es errónea, el economista Vargas explicó que el valor de las acciones del Gobierno en Barrcik apenas representa alrededor del 18% del último ejercicio de resultado anual del BCRD, valuado en RD$48,772 millones; no obstante el registro en los activos de los aumentos de la partida del oro (28.8 %), originada por especulación internacional voraz, y las cuentas por cobrar al gobierno central (10.5 %).

Este lunes, los economistas Miguel Collado Di Franco, vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), y el profesor de Economía, ex presidente del Colegio Dominicano de Economistas (Codeco) y ex coordinador de la Facultad Economía de la Universidad INTEC, Rafael Espinal, opinaron sobre la referida propuesta. Piantini expone hoy unas precisiones al respecto de esas declaraciones.

ECONOMISTA VARGAS

Para Vargas, “el crecimiento al galope de los valores en circulación revela la implantación de un esquema Ponzi -pago de intereses de certificados con edición nuevos papeles que a su vez repagas correspondientes”.

Puso de ejemplo que de marzo de 2023 a marzo de este 2024, los valores de este tipo de pergamino se incrementaron RD$101,69 miles de millones (9.64 %) a la friolera de RD$1,054.94 miles de millones.

Explica con esa operación el BCRD mata dos pájaros de un tiro, al gestionar la tasa de cambio y presionar hacia abajo la tasa de inflación.

Según el profesional de la economía una gran parte de los activos del BCRD equivalen en más de 36 % a cuentas por cobrar a un gobierno que tabula cuentas deficitarias.

Y, “una gran proporción de sus pasivos genera intereses imposibles de costear con transferencias gubernamentales y no puede licuar sus adeudos contraídos con emisiones inorgánicas, así como el gobierno central no puede autorizar la venta de activos públicos, a menos que se engendre el monstruo de dos cabezas: hiperinflación y superdeflación”.

PIANTINI PRECISA

En cuanto a la opinión de su colega de profesión, Rafael Espinal, el economista Piantini precisa que es muy diferente utilizar los certificados como instrumentos de política monetaria de corto plazo para reducir dinero circulante y anclar la tasa de cambio para disminuir el exceso de liquidez que genera el cuasi fiscal cuando los certificados circulantes emitidos para recoger los pesos adicionales que circulan, porque el gobierno no entrega los pesos de su deuda con el BC, que están incluidos como pagos en su presupuesto y los utiliza para otros gastos.

En cuanto a la propuesta del CREES, dice Piantini que además de los ingresos por derecho a explotación de minas, ellos también incluyen ingresos por otros conceptos.

Las transferencias de los recursos recibidos por el gobierno de la Barrick, exceptuando el impuesto sobre la renta, todo lo adicional, sería una compensación al Banco Central por las acciones, que originalmente eran las del Banco Central en la Rosario Dominicana que lo acreditaban como dueño de esa mina y se la traspasaron al GC en el 2003 sin una compensación que reflejara el valor potencial de esa mina. O sea, esa mina era propiedad del Banco Central y luego el Gobierno la recibió gratis y se la concedió en concesión a Placer Dome y luego a la Barrick. Por lo tanto estos recursos recibidos por el gobierno por conceder la explotación de esa mina, cuyo dueño era el Banco Central comprada a la Rosario Resources en el 1979, resolverían un problema donde el gobierno ha demostrado a lo largo de 20 años no enfrentarlo

Con el mecanismo propuesto el BC, recibiria los recursos de compensación señalados por parte del gobierno, con los que pagaria los intereses de los certificados, e iría reduciéndose el balance de la deuda. De esta forma el B C no tiene que emitir certificados para reducir del circulante el dinero que paga, porque tiene los dólares a su disposición para reducir la circulación si es necesario, sin que le generen nuevas cargas a su deuda emitiendo certificados.

No hay comentarios

Dejar una respuesta