La fascinante y perturbadora historia de Kaspar Hauser, el niño sin pasado

75
0
Compartir

Un joven desaliñado apareció misteriosamente en una taberna de Núremberg en 1828, llevando cartas que indicaban un origen incierto y enigmático

El 26 de mayo de 1828, en la ciudad alemana de Núremberg, un joven de aspecto desaliñado y paso vacilante apareció como un espectro salido de las sombras. Kaspar Hauser, como se llamaría luego, emergió de la nada frente a la taberna donde el maestro zapatero Beck terminaba su jornada. Aturdido y balbuceando en un dialecto incomprensible, el muchacho llevaba consigo dos cartas, la primera supuestamente escrita por su madre, declarando que había nacido el 30 de abril de 1812 y que su padre, ya fallecido, había sido soldado del sexto regimiento de caballería. La segunda, dirigida al capitán von Wessenig, mencionaba que el chico había sido cuidado en secreto y ahora quería ser soldado. Un análisis grafológico posterior reveló un detalle inquietante: ambas cartas habían sido escritas por la misma mano.

En sus primeras semanas, Kaspar fue llevado bajo la custodia del alcalde Andreas Hiltel. Al principio, su comportamiento extraño y su limitada capacidad de comunicación alimentaron todo tipo de teorías y rumores sobre su origen. Cuando finalmente comenzó a hablar, contó una historia que parecía sacada de una pesadilla: dijo haber vivido en una pequeña celda oscura, alimentado solo con pan y agua, con un hombre desconocido que le enseñó a escribir su nombre y a caminar, pero que nunca mostró su rostro.

Este enigmático joven, que parecía haber salido de las profundidades de un cuento gótico, se convirtió en una sensación, un enigma que fascinó y perturbó a partes iguales.

Kaspar Hauser relató haber sido criado en una celda oscura, alimentado solo con pan y agua, bajo el cuidado de un hombre desconocidoKaspar Hauser relató haber sido criado en una celda oscura, alimentado solo con pan y agua, bajo el cuidado de un hombre desconocido

Kaspar Hauser, este enigma ambulante, fue trasladado a la custodia del maestro de escuela y filósofo Friedrich Daumer. Daumer, con sus inclinaciones ocultistas, vio en el joven una oportunidad para explorar los límites del conocimiento humano. Bajo su cuidado, Kaspar fue sometido a experimentos homeopáticos y de mesmerismo, prácticas en boga durante aquella época.

Sin embargo, la paz de este nuevo hogar se vio rota el 17 de octubre de 1829, cuando Daumer encontró a Kaspar herido en la bodega de la casa. Kaspar afirmó que un hombre encapuchado había intentado matarlo, pero las sospechas cayeron sobre él mismo. La herida parecía autoinfligida, una estrategia desesperada para llamar la atención o tal vez una manifestación de su mente perturbada.

Las historias que Kaspar relataba sobre su vida anterior eran fragmentos de una realidad oscura y solitaria. Decía que vivía en un lugar sin luz, durmiendo sobre paja, con visitas esporádicas de un hombre invisible que le dejaba pan y agua. Las noches en que el agua tenía un sabor amargo, Kaspar despertaba con el cabello y las uñas recortadas. Este misterio sobre su origen y el propósito de su cautiverio se intensificó, atrayendo la curiosidad y la especulación de todos a su alrededor.

Especulaciones sobre su origen

El monumento a Kaspar Hauser fue erigido en 1981 en Ansbach (Baviera) y muestra el "Niño de Europa". Hauser se presenta superficialmente como una roca (1828). En el fondo, es representado como un nobleEl monumento a Kaspar Hauser fue erigido en 1981 en Ansbach (Baviera) y muestra el «Niño de Europa». Hauser se presenta superficialmente como una roca (1828). En el fondo, es representado como un noble

La aparición de Kaspar desencadenó una ola de especulaciones. Algunos veían en él a un niño salvaje, otros sugerían un origen principesco, vinculándolo con la noble casa de Baden. La llegada del filántropo inglés Lord Philip Henry Stanhope en 1831 añadió otra capa de intriga. Stanhope, convencido de que Kaspar podría tener raíces húngaras, invirtió grandes sumas de dinero en investigaciones para desvelar su origen. Kaspar recordaba algunas palabras en húngaro y había mencionado a la condesa Maytheny como su posible madre. Sin embargo, todas las investigaciones de Stanhope resultaron infructuosas. Desilusionado, Stanhope admitió finalmente que había sido engañado.

Las teorías sobre su linaje variaban desde lo improbable hasta lo fantástico, pero ninguna pudo ser confirmada. El origen de Kaspar Hauser se mantuvo en las sombras, una paradoja sin solución que fascinaba a Europa. Su vida estuvo marcada por constantes atentados. En 1830, mientras vivía con la familia Biberbach, sufrió un misterioso accidente con una pistola que se disparó accidentalmente, hiriéndolo en la cabeza. Las autoridades decidieron trasladarlo bajo la protección del Barón von Tucher, quien pronto se quejó de las mentiras y la vanidad del joven.

En diciembre de 1833, tras una discusión con su protector Johann Georg Meyer, Kaspar fue encontrado herido en el jardín del palacio Residenz Ansbach. Alegó que un hombre lo había atacado y dejado un saco con un mensaje cifrado. El tribunal, sin embargo, concluyó que Kaspar había redactado el mensaje y se había apuñalado a sí mismo, tratando de crear un nuevo misterio alrededor de su figura.

Kaspar Hauser murió el 17 de diciembre de 1833, dejando tras de sí un rastro de preguntas sin respuesta. Su lápida en el cementerio de Ansbach rezaba: “Hic occultus occulto occisus est” —Aquí un misterioso fue asesinado de manera misteriosa—. Un epitafio adecuado para una vida envuelta en sombras y enigmas.

La historia de Kaspar Hauser ha inspirado obras de teatro, poemas, estudios y películas, incluyendo una de Werner HerzogLa historia de Kaspar Hauser ha inspirado obras de teatro, poemas, estudios y películas, incluyendo una de Werner Herzog

La vida y muerte de Kaspar Hauser se convirtieron en una leyenda que trascendió fronteras y generaciones. Su historia inspiró obras de teatro, poemas, ensayos y películas. El jurista alemán Paul Johann Anselm von Feuerbach escribió un estudio profundo sobre el caso, intentando desentrañar el enigma de su existencia y el crimen de su cautiverio. Werner Herzog, en 1974, llevó esta fascinante historia al cine en su película El Enigma de Kaspar Hauser, capturando la esencia de un ser que vivió entre la oscuridad y la luz, entre el misterio y la revelación.

No hay comentarios

Dejar una respuesta